Menú de categorías

| Jun 12, 2009 | Nuestra Gente

De El Prado a Noruega

Desde Oslo, un ex residente del sector nos escribe para saludar a la gente de Cabecera y de paso contarnos qué hace en ese país y qué extraña de su tierra.

Tal vez muchos lo recuerdan en el parque San Pío, practicando taichichuan con algunos de sus alumnos.

Allí pasó varios días de su vida Mauricio Barajas, quien hoy reside en Oslo (Noruega) donde enseña artes marciales y trabaja en una empresa de seguridad.

Mauricio extraña su tierra “mi gente, mi ciudad, la solidaridad de los santandereanos, la comida y esa energía ‘verraca’ que tenemos los colombianos de bien”.

Desde ese país busca nuevas alternativas para su vida.

Sin embargo, vive pendiente de lo que sucede en lo que fue su entorno y  a través de las páginas de Gente de Cabecera vive al día de su barrio y su gente.

“Quería saludarlos desde estas tierras tan lejanas de mi linda y hermosa Bucaramanga, soy un ciudadano más que busca mejor calidad de vida, y me entristece tener que abandonar mi bello país, mis familiares, amigos y el calor humano solidario de los buenos colombianos”, comenta con nostalgia.

Mauricio está en Europa hace algunos años.

“Inicialmente llegué a Madrid, enseño taichichuan y artes chinas de defensa personal, trabajo en el sector de seguridad privada, y me desempeño profesionalmente en una empresa hotelera internacional, trabajo en Noruega, y vivo aquí mismo en Oslo”.

Reconoce que el clima y el idioma le han traído algunas dificultades, pero afortunadamente.

“De Cabecera  tengo buenos recuerdos, sobre todo el parque San Pío, del comercio de las etapas que había en ese entonces, recuerdo mucho el almacén Ley y el centro comercial 4 etapa, comía mucho en un restaurante que vendía comida española, pero que también hacía comida santandereana”.

Admira a ‘Papá Jaramillo’ por la labor social que cumple.

“Yo desde aquí ayudo a conocidos en darles apoyo en lo que puedo, pero tan solo es un intento, ya que se necesita mucho para encausarlos en trabajos que puedan tomar”.

Como muchos inmigrantes ha tenido que capotear la mala imagen del país.

“Siempre que me preguntan por mi nacionalidad, me dicen que si en Colombia se puede vivir, que no entienden cómo un país tan hermoso y rico está siendo destrozado por la corrupción, la violencia, la desintegración social, en fin yo solo atino a decir que no es así, que todavía existimos personas de bien afortunadamente, que se necesita de una supereducación moral y espiritual, que solo es la pobreza mental en que se encausan los dirigentes para hacer su negocio, cuando hacen política”.

Finalmente, Mauricio nos envía un mensaje de esperanza. “Gracias por permitirme expresarme en este mensaje, y decirle que los colombianos somos gente de mucho poder moral y de mucha fuerza, los admiro a todos y decirles que los quiero mucho”.

Comentarios

  1. Miguel Jaimes dice:

    Muchas personas están inconformes con el nombre que le colocaron al antiguo colegio Santa Teresita del Ninño Jesús, ubicado en la carrera 43 con calle 34A del barrio Las Américas de Bucaramnga. Ese lote de terreno en donde se construyo el colegio supuestamente con auxilios oficiales, fué donado al Municipio por la Urbanizadora David Puyana S.A.URBANAS. Luego lo lógico y justo habría sido denominarlo Colegio David Puyana o Armamdo Puyana Puyana. Si consideraron que estas personas no merecian ese justo reconocimiemnto porque estaban muertas, entonces han debido denominarlo Las Américas, ya que el barrio donde esta ubicado así se denomina.Además el desarrolo integral de Cabecera del Llano fué obra exclusiva de la familia Puyana.Lo peor de los humanos es la envidia y la ingratitud.

  2. jorge solis dice:

    muy acertado las palabras q dice este señor , muy bien por ustedes gente , q orgulloso me siento de un buen Colombiano q se expresa asi de su tierra, asi como el , vemos muchos alejarsen de sus seres queridos para mejorar como dice el, la calidad de vida, sin desmeritar la buena imagne q aun tenemos en Colombia