Menú de categorías

| Jun 26, 2009 | En estas calles

La indiferencia prima en el manejo de basuras

Cada ciudadano produce en promedio un kilogramo de basura diaria, sólo el 10 por ciento recicla y en Cabecera hay por lo menos cinco focos permanentes de basura.

Qué tan comprometidos están los ciudadanos con el manejo adecuado de las basuras, pero sobre todo qué tanto lo están con la ciudad, son las preguntas que se hacen a diario quienes tienen en sus manos la recolección de basuras.

Y es que sólo en Cabecera existen por lo menos cinco focos de basura, cuyo estado es considerado grave y a los cuales debe llegar a diario personal de la Empresa de Aseo de Bucaramanga, Emab, ante la incapacidad de algunos ciudadanos de dejar los desechos en los lugares y los días que corresponde.

Antonio Hernández, coordinador de la Emab, explicó que la problemática de la contaminación por basuras va más allá del cumplimiento de la obligación de las empresas de efectuar las labores de recolección.

Según manifestó, hay un importante número de ciudadanos que requieren deshacerse de  los desechos sin importar que lo hagan o no de manera correcta.

Esto ha generado que los parques de Los Leones y La Loma, toda la calle 56, la zona verde aledaña al Parque de La Flora en la parte posterior del Colegio de La Presentación y algunos espacios de la carrera 33 entre calles 42 y 56, entre otros, se hayan convertido en botaderos habituales de basura.

La consciencia de reciclaje “es nula”


Para la recolección de basura Cabecera está dentro de la zona 5, que incluye los barrios de ese sector ubicados de la carrera 27 hacia el oriente y también las zonas de Pan de Azúcar, Terrazas y La Floresta, entre otras.

Sobre esto Hernández indicó que mientras en el área metropolitana de Bucaramanga se recolectan 700 toneladas de basura diariamente, en Cabecera se recogen entre 35 y 40 toneladas.

Un 15 por ciento de lo que se recoge corresponde a basura dejada en separadores viales, lotes baldíos, a borde de vías, lugares en los que nunca deben dejarse.

Lo más preocupante, manifestó el funcionario, es que de las cantidades de basura que se recogen en la ciudad sólo el 10 por ciento corresponde a desechos reciclados, porque no existe interés ni cultura sobre el tema.

¿Y el sentido de pertenencia?26gecab08a001

Las atención a las mínimas normas de urbanidad y querer más la ciudad pueden ayudar a que Bucaramanga sea realmente la ‘Ciudad bonita’.

Por ejemplo, hacen parte del mobiliario urbano algunas nuevas canecas de aluminio en las cuales se pueden arrojar los papeles, los vasos desechables y otros elementos, en lugar de arrojarlos a las calles.

El coordinador de la Emab indicó que cuando se limpian estos elementos los operarios se encuentran con heces humanas y animales e incluso animales muertos y esto contribuye a su rápido deterioro.

En el caso de las pocas canecas plásticas ubicadas en los parques, éstas han sido dañadas porque allí se arroja madera caliente que ha sido utilizada en fogatas, algo que deben evitar los ciudadanos.

Si se tiene un establecimiento comercial y requieren hacer aseo nocturno, es importante que tengan un lugar de disposición interna de basuras y que los desechos se saquen los días de recolección, evitando la invasión de separadores viales y esquinas.

Además, ayuda a que se eviten los desórdenes provocados por los indigentes al tratar de seleccionar la basura.

Algunas cifras de la recolección

• En Cabecera 2 carros realizan la recolección de desechos domiciliarios los lunes, miércoles y viernes.

• Un vehículo se encarga del manejo de desechos especiales, cuya recolección corresponde a solicitudes específicas.

• Dos volquetas se encargan de recoger los desechos que son dispuestos inadecuadamente en separadores viales, esquinas, bordes de vías o zonas verdes.

La labor de los escobitas

Doce operarios se encargan del barrio de las calles en el sector.

En la zona de mucha actividad comercial, aquella comprendida entre las calles 42 y 56 entre calles 32 y 36 este trabajo se efectúa de lunes a domingo entre las 6:00 a.m. y las 2:00 p.m.

En la zona residencial la frecuencia es de tres veces por semana, ya sea lunes, miércoles y viernes o martes, jueves y sábado.