Menú de categorías

| Oct 9, 2009 | En estas calles

Ambulantes se cuelgan ‘legalmente’ de la luz

La Essa explicó la razón de la instalación de medidores de energía para comerciales informales. Administración  Municipal y Electrificadora acordaron no ponerlos.

Una especie de ‘legalización’ involuntaria de las ventas informales se estaría dando en Cabecera, según varios vecinos, con la instalación de medidores de luz para las ventas callejeras. Señala la comunidad que en algunos sectores se han instalado cajas con conexiones eléctricas para uso de ventas callejeras.

Gente de Cabecera investigó al respecto y encontró que en efecto en sitios como la calle 42 entre carreras 33 y 34 y en el callejón del Centro Comercial Cabecera entre las mismas carreras, hay conexiones  legales para uso de vendedores informales. Los ciudadanos manifestaron su sorpresa por el tema y se preguntan ¿cuáles son las razones por las que un comerciante informal puede contar legalmente con el servicio de energía? ¿Qué tipo de requisitos exige la empresa de energía? y si esta no es una manera de legitimar una actividad que se supone está prohibida. La Essa y la Alcaldía responden Tanto la Administración Municipal como la Electrificadora de Santander han tratado el asunto. De hecho, hace varias semanas se realizó una reunión en la que participaron representantes de ambas entidades en la cual se estableció el compromiso de no volver a instalar este tipo de medidores. También de establecer un procedimiento para que ambas partes, Administración y Electrificadora, pueda  atender las situaciones que les corresponden, para evitar la instalación de estos elementos. El ingeniero Adolfo Torres Calderón, Jefe de Proyecto de Reducción y Control de Pérdida de Energía de la Essa explicó que en efecto los medidores de los sectores antes mencionados fueron instalados por la Essa, pero no  para favorecer a los vendedores informales sino para controlar y poder cobrar el consumo que ellos antes hacían de manera ilegítima. “Hay unos medidores instalados dentro del procedimiento normal de la empresa, para poder medir el consumo y evitar la pérdida, porque estaban era colgados”. Esto se convirtió en una solución a la necesidad de medir los consumos y a contrarrestar la pérdida de energía por conexiones fraudulentas.

Los medidores instalados tienen unas características especiales con respecto a otros, ya que cuentan con tomas, un taco de corte y candado, con el fin de que no sean usados por cualquier persona sino por aquella a quien se le asignó.

09gecab08a002

¿Es la solución? Y a la pregunta de si esta no es de alguna manera legitimar el comercio informal y la ocupación del espacio público, el ingeniero expresó varios puntos de vista. El primero es que el comercio informal cuenta con toda clase de instalaciones para surtirse de energía sin pagar los consumos y esto representa cifras importantes. Asimismo, la empresa no tiene la potestad de sancionar a las personas que utilizan los servicios públicos de manera irregular.

Lo único que pueden hacer es realizar la desconexión, pero lo más seguro es que días después el mismo vendedor tenga una nueva instalación irregular. De allí que se haya buscado una alternativa para recuperar los dineros que se están ‘fugando’ con esa clase de prácticas. El ingeniero dejó entrever que se entiende la posición de la Administración Local y la ciudadanía en el sentido de que “si le instalamos el medidor a alguien que no tiene el permiso, después queda como con un derecho implícito de estar ahí”.

Y es por esa razón que la Electrificadora está interesada en ese trabajo mutuo y por eso como parte del encuentro entre las dos entidades se estableció un procedimiento. “Quedó establecido que la Essa va a un sitio y si encuentra a alguien colgado utilizando el servicio y esa persona no tiene permiso, se le debe cortar. Luego hacer el reporte a la Inspección de Espacio Público para que pase a recoger la caseta que no tenga esos permisos”, indicó Torres Calderón. De acuerdo con las declaraciones del ingeniero  la Essa tiene un 23 por ciento de pérdidas mensualmente, aunque no puntualizó el porcentaje de esa cifra que corresponde a pérdidas por ventas ambulantes.

En los próximos tres años esa puntuación deberá disminuir a un 13 por ciento, una razón de los incansables esfuerzos de la empresa por legalizar las conexiones.  La Alcaldía dice que no otorga permisos Sobre el tema María del Pilar Vargas Vera, Inspectora de Espacio Público, ratificó lo tratado en la reunión en el sentido de que se le solicitó a la Electrificadora no instalar ese tipo de medidores. Según dijo, de acuerdo con la Ley 142 de Servicios Públicos Domiciliarios estos deben ser instalados para inmuebles. De igual manera, la Administración Municipal no está otorgando ningún permiso para la ocupación del espacio público ni con ventas informales, señaló.