Menú de categorías

| Oct 2, 2009 | En estas calles

Jóvenes son ejemplo de cuidado de los parques

Estudiantes de una institución de Cabecera realizaron la limpieza del Parque Puyana, como parte de sus de sus actividades de trabajo social.

Hacer un trabajo por la comunidad, dejar un ejemplo del cuidado de la naturaleza y motivar a otros para que se unan al cuidado de los parques. Estos eran los objetivos de la jornada de limpieza que realizaron los estudiantes de la Corporación de Santander, Corsan, en el Parque Puyana. La labor hace parte del componente de servicio social que deben cumplir los estudiantes de undécimo grado como parte de su formación académica.Según informó Álvaro Saavedra Hernández, de Corsan, la escogencia de este parque para cumplir este propósito se hizo mediante acuerdo entre la institución y los estudiantes. La idea, además de limpiar, es dar ejemplo a otras instituciones educativas para que contribuyan al cuidado de las zonas verdes de la ciudad dentro de estas actividades sociales.

Malos olores, heces fecales, la presencia de indigentes y personas que consumen sustancias alucinógenas, la inseguridad y el mal estado de los árboles, son solo algunas de las quejas más comunes que transmiten los vecinos de la zona. Los estudiantes fueron testigos de los diferentes problemas que afectan al Parque Puyana, especialmente el hecho de ser tomado como espacio para que las mascotas hagan sus necesidades. Sin embargo, sin pensar en esto sino más bien en contribuir, se unieron en una jornada de limpieza que incluyó barrido, poda del pasto, pintura de las bancas, recolección de basuras y lavado de los bustos allí existentes.

Saavedra Hernández consideró que hay que hacer algo por los parques de Bucaramanga y es la misma comunidad, las instituciones y los representantes de las juntas comunales los llamados a aportar su granito de arena. Sobre el estado del Parque Puyana manifestó que se encuentra bastante descuidado.

Por ejemplo, sus árboles están muy secos y no existen instalaciones de agua que faciliten su riego. Aunque el equipo de 15 jóvenes que participaron en esta actividad se siente satisfecho quedó el interés por hacer más. Saavedra Hernández dijo que el propósito de la comunidad educativa es continuar con el mantenimiento mejorando las zonas verdes, sembrando nuevos árboles y haciendo una limpieza más continua.

Como institución podrían aportar la mano de obra para adelantar jornadas similares, pero se necesitaría el aporte de los recursos naturales y de otro tipo para ello. La jornada tuvo un tinte especial para los vecinos del sector, quienes admiraron la labor realizada por los estudiantes.