Menú de categorías

| Oct 16, 2009 | Nuestra Gente

Liborio Plata, siempre listo

Liborio Plata

Liborio Plata

Un hombre disciplinado, deportista consumado e innovador en el trabajo.

Así es Liborio Martín Plata Casas, un personaje que está dejando su huella en el sector inmobiliario de la ciudad, pero de cuya vida hay más detalles qué contar. Es socorrano de nacimiento, pero hace más de 40 años reside en Bucaramanga, una ciudad a la cual ha aprendido a observar y vivir de una manera diferente.

Tiene un concepto especial de la familia, de la unión y de otros tantos valores impulsados por su padre Carlos Plata Gómez en el seno del hogar. Aunque él falleció cuando Liborio tenía sólo 10 años es esa guía permanente. Su hermano mayor, ya fallecido, heredó la vena comercial de su padre. Fue por esto que en el almacén de este aprendió muchas cosas, como contabilidad, administración de personal, pedidos y demás.

Quizá por eso se inclinó por la ingeniería industrial enlaUniversidadIndustrial de Santander, UIS, y le dio a su vida un ritmo más gerencial con un posgrado de Gerencia Financiera en la Universidad de Los Andes. Los inicios de su vida laboral fueron en Bucaramanga y años más tarde se trasladó a Barranquilla en donde trabajó con Pizano, la empresa de triplex.

16gecab03a001Ya para esa época se había casado con Gloria Esperanza Vásquez y tenía a su primera hija Alexandra, que había nacido en Bucaramanga. Suhija menor, Adriana, nació en Barranquilla. Con el tiempo la pareja decidió volver a Bucaramanga, con la idea de criar a sus hijas en ese ambiente tradicional que la ciudad les ofrecía. Aquí casi por accidente empezó sus primeros contactos en el mundo inmobiliario, invitado por su hermana para trabajar en la inmobiliaria Bienes Raíces.

Allí se enfocó en los arriendos, pero le apasionó mucho más el tema de avalúos. Estudió tanto de esto que terminó convirtiéndose en alguien muy consultado en la ciudad. Con estos conocimientos trabajó coordinando los avalúos para diferentes proyectos viales a nivel nacional. Cuando estos terminaron volvió a la ciudad, pero ya con otra perspectiva. Con su hermana consideró la importancia de ampliar el proyecto inmobiliario y consolidarlo como una alianza que supliera las necesidades gerenciales de otras empresas similares.

Así nació Alianza Inmobiliaria, empresa que gerencia actualmente. Su trabajo ha venido consolidándose con un equipo grande al cual le ha impreso todo lo que sabe. Tiene dos filosofías en la vida, por así decirlo. La primera es estar siempre listo y la segunda es ir siempre adelante, nunca mirar atrás.

Liborio Plata dijo que lo más satisfactorio de su labor es el cambio que se ha producido en la visión del mercado inmobiliario. Mostrar que tanto propietarios como arrendatarios son clientes y merecen un buen servicio. También cree que las innovaciones, ser competitivo y hacer de cada cosa un sinónimo de servicio y confianza son virtudes manifiestas en lo que hace. Más que buen deportista Desde niño Liborio Plata tuvo una conexión tremenda con los deportes.

En el colegio y la universidad hizo parte de los equipos de fútbol y jugó en los diferentes torneos. Aprendió a jugar softball y béisbol y compitió en estos deportes. Después se compró una bicicleta y comenzó a hacer ciclismo recreativo. Sin embargo, este último deporte lo dejó debido a un accidente sufrido en carretera. Después fue invitado por uno amigo a jugar tenis, un deporte del que poco sabía y finalmente inició clases en el Parque de los Niños.

Ya casi no lo practica, pero no dejan de apasionarle estas actividades, por lo que en su tiempo libre ve programas deportivos. Dentro de sus aficiones también están los carros, aunque sólo pueda tener los que más admira en miniatura. Si de libros se trata no se declara buen lector de novelas, pero sí es muy bueno con los libros técnicos y de ingeniería. Su tiempo libre lo dedica a compartir con su esposa, pero sobre todo a pasear por la ciudad, para reconocerla desde una perspectiva diferente.