Menú de categorías

| Oct 2, 2009 | Nuestra Gente

Una tradición horneada por 4 generaciones

Setenta productos diferentes se elaboran hoy en la empresa, distribuidos en 7 puntos propios y unas 3 mil tiendas de la ciudad.

El 3 de mayo de 1922 en la carrera 17 no. 37-60 se empezó a cocinar una de las mejores empresas de Santander.

En un horno de ladrillo Pablo antonio trillos metió una mezcla de harina, huevos, levadura y otros ingredientes, que al final salieron a deleitar el paladar de los bumangueses de la época. Era la primera panadería constituida como empresa, que dejaba de hacer pan artesanal para hacer un producto que se distribuyera en las tiendas de la ciudad. don Pablo era un hombre emprendedor que además de su gusto por la fabricación de este producto, había sido el gestor del acueducto de bucaramanga.Su idea de hacer pan fue calando en el gusto de los consumidores a tal punto que tres años más tarde decidió tecnificar la empresa con la importación de 5 hornos alemanes que le permitieron regar su sabor por diferentes puntos de la capital santandereana. El nombre de la panadería trillos se fue metiendo en la boca, mente y corazón de los santandereanos al punto que hoy se ha convertido en un icono, tal como los es la Kola Hipinto o las hormigas culonas.

02gecab03a003¿El tiempo pasa?

ochenta y siete años después aquel horno gigante de ladrillo donde se cocinó el primer mojicón y la primera mestiza, sigue funcionando a todo vapor.  Rodeado de la más avanzada tecnología la vieja estructura sigue ahí en la carrera 17 con calle 37 esperando que sean las nueve de la noche para que se empiece a hornear el mejor de los manjares.

Está don Pablo Antonio, sino don Antonio Cobos Trillos, su nieto, y Eduardo Cobos, su bisnieto, quienes han ido heredando una tradición familiar orgullo de los santandereanos. Don Antonio lleva más de 40 años al frente de la empresa que le dejó su madre, doña Soledad Trillos.

“Al comienzo se hacía el mojicón, la mestiza y la torta; luego vino el especial y la cascarita”, recuerda desde su escritorio don Antonio, quien hoy cuenta en las vitrinas una gran variedad de productos entre tradicionales y nuevos. En los años 60 la panadería Trillos quiso extender su servicio a otras ciudades como Bogotá, donde se compró una casa y se hizo el montaje de la fábrica. Sin embargo, el ruido de las máquinas causó malestar en la comunidad del barrio, lo que obligó al cierre de la fábrica. Un laboratorio con científicos del sabor.

02gecab04a002 Mientras tanto en la casona antigua de la carrera 17 se seguía produciendo pan, hojaldras, tortas y bizcochos de todas las especificaciones, bajo un sistema de prueba y error muy particular. Ese sistema que aún hoy se sigue utilizando ha permitido situar en el mercado más de 70 clases de pan y otros productos. “Nosotros tenemos aquí un laboratorio de pruebas”, recuerda con sonrisa don Antonio, “en donde se hacen ensayos de nuevos productos.

Normalmente de tres productos nuevos que se sacan, dos regresan y uno se queda pegado en el mercado”, agrega. Esos científicos son ni más ni menos los propios dueños, quienes a su gusto han ido desarrollando nuevas fórmulas que les ha permitido abrir nuevos mercados.

En ese crecimiento la empresa brinda trabajo a 110 personas, y llega con 54 mil unidades de pan diarias a 3 mil tiendas del área metropolitana, distribuidas en 14 camiones. Y aunque el intento de expandirse a otras ciudades se vio truncado hace casi cuarenta años, eso no significa que el pan Trillos no trascienda las fronteras. “Aquí ha venido gente que se ha llevado pan hasta Nueva York”, recuerda don Antonio, quien atribuye la fidelidad de sus clientes a la calidad del producto que se hace.

Incluso tiene la anécdota de una señora que un día no encontró pan Trillos para darle al pájaro que tenía en casa y debió utilizar otra marca, la cual fue rechazada por el pequeño animal. Nuevas tendencias Con la llegada de Eduardo Cobos a la empresa empezó también el desarrollo de nuevos planes.

La mestiza común, la más vendida en la historia de la panadería, está dando paso a otras exquisiteces como la pizza que hace dos años se produce, a los jugos, y próximamente a las hamburguesas. “Tenemos en proyecto la línea de Trillos Salud en la que habrá pan integral y dietético y esperamos más adelante tener restaurante”, señala Eduardo.

Siempre basados en la elaboración de productos netamente naturales, sin uso de preservativos. Y así, con el mismo tesón que arrancó don Pablo Antonio Trillos hace más de sesenta años, sus herederos han sabido conservar la tradición de una empresa que con 1.200 bultos de harina y 36 mil huevos al mes, sigue produciendo uno de los mejores panes del país.

Comentarios

  1. Enrique Villamizar Bueno dice:

    Por favor no nos priven a los santandereanos radicados en Bogota de saborear tan exquisitos manjares…por ejemplo, cinco mestizas con una Kola Hipinto…donde podemos conseguir los productos Trillos aqui en Bogota?

  2. olga dice:

    Felicitaciones, desde caracas donde vivo todavia recuerdo ese sabor delicioso del pan trillos y espero que perduren por muchas generaciones mas, saludos tio.

  3. Carlos Cantillo dice:

    U R G E N T E

    Me pueden enviar un correo con la dirección donde pueda comprar sus productos en Bogotá,

    Mil gracias

  4. Alvaro Higuera Hernández dice:

    Lo malo de vivir en el exterior es no tener acceso a las cosas criollas con las que crecimos, se añora la ciudad, la gente, la comida y por supuesto EL PAN TRILLOS, en lo particular, EL ROLLO, que aunque no es mi profesión la de ser panadero, intento, cuando hago pan para mis hijos que se parezca , pero que va, no me sale, asi que viviré con el recuerdo y aprovechar las visitas a la Ciudad mas Bella del mundo,y comprarlo.
    Felicidades y que siga el exito.
    Alvaro:.

  5. Adriana Gomez dice:

    Mi tia siempre compraba en Bogota su pan, pero se trasladaron y no se para donde.MI familia es santandereana, y nos encantan varios productosde ustedes. Me podrian mandar un correo con su direccion en Bogota, por favor?
    Gracias

  6. Carolina dice:

    Delicioso pan lastima que aqui en Bogota no lo vendan soy santandereana y me hace falta esta deliciosa tradición, felicidades es un buen pan.