Menú de categorías

| Nov 6, 2009 | Nuestra Gente

Lalo Ariza CastiLLo: Eventos con sello de calidad

Alos 13 años de edad Lalo Ariza ya era un gran saxofonista y sabía que su vida iba a girar en torno al sonido, la producción y la realización de eventos. Al fin y al cabo era hijo de un reconocido tiplista y requintista como José Ariza y hermano de siete talentosos músicos. Desde qu adelantaba estudios de bachillerato en el colegio Inem Lalo y su hermano Chepe eran los encargados de organizar los grupos de cámara, la banda de rock y todo lo que tuviera que ver con música.

Pocos años después se unió con los hijos del maestro Spinosa y conformaron el famoso grupo Rapsoda, del cual también hacía parte Andrés Navia. Justamente, cuenta Lalo, fue durante el matrimonio de Andrés que a Carlos Vives (quien era padrino) le nació la idea de hacer Clásicos de la Provincia, tomando como referencia ese estilo de Rapsoda que mezclaba en una deliciosa melodía los sonidos del reggae y el rock.Este hecho, además de ser una anécdota, hablaba muy bien de lo que este grupo de jóvenes hacía por la música en nuestra ciudad.

Nuevos equipos, una nueva empresa Con las necesidades propias del trabajo profesional, Rapsoda y sus integrantes fueron percibiendo la importancia que tenía la adquisición de equipos para sus presentaciones, ya que normalmente debían alquilarlos.

Lalo, que tenía un hermano en Massachussets y quien trabajaba como ingeniero acústico de Bosé Corporation, vio la oportunidad de arrancar una nueva etapa en su vida. “Mi hermano me llamó un día y me dijo que había una promoción de equipos y los compramos”, dijo. Así llegaron los primeros Bosé a esta ciudad hace exactamente 20 años.

De la misma forma nace Sonar, una empresa que comenzó con la idea de atender en primer momento las necesidades de sonido en la ciudad, pero que fue creciendo y a tener más y más proyección. Con el paso de los años los equipos se fueron modernizando y los servicios se fueron ampliando. El grupo musical se fue diluyendo, pero no la pasión de Lalo Ariza, quien siguió en el medio con una propuesta musical más publicitaria, presentaciones de jazz con su hermano Chepe, talleres y producción de eventos.

La empresa fue adquiriendo equipos de alta tecnología, micrófonos, mezcladoras, luces, pantallas, equipos de computación y toda la infraestructura necesaria para el montaje de cualquier espectáculo. 20 años después Dos décadas después de su nacimiento Sonar se ha constituido como una de las principales empresas de eventos en la ciudad.

Bajo la orientación de Lalo Ariza y la gerencia de Sebastián Tarazona, genera hoy 16 empleos directos, y da trabajo a otras 20 personas free lance en cada evento. Además, ofrece servicios de plataforma de sonido, iluminación, diseño, equipos audiovisuales, escenografía, efectos especiales, logística, musicalización, entretenimiento, protocolo, ingeniería de sonido y diseño acústico, que satisface las necesidades del mercado.

Con talento netamente santandereano, Sonar es hoy reconocida como una de las principales empresas a la hora de hacer un lanzamiento, una activación de marca, conciertos, fashions, ferias, congresos y eventos corporativos, sociales o deportivos. Lalo y Sebastián reconocen que lo más satisfactorio de su trabajo es ver los resultados positivos de su asesoría, planificación y ejecución de una propuesta.

Por eso, escenografías y montajes tan importantes como la de conciertos, obras de teatro, stand up comedy, entre otros, tienen un sello de producción muy profesional con manos netamente locales. Y como su propuesta busca ponerse a tono con los estándares mundiales, están en proceso de certificación y ya ven en el próximo año la posibilidad de crecer y ofrecer nuevos servicios como operadores logísticos de alta calidad.