Menú de categorías

| Dic 4, 2009 | Tendencias

Noche de Velitas ecológica

Este próximo 7 de diciembre quedan oficialmente prendidas las luces navideñas con el tradicional Día de las Velitas. Y aunque muchos siguen conservando la tradición que habla de una noche para la Virgen, también están los que la consideran como una noche familiar, pero en especial que prende el Espriu de Navidad.

Gente de Cabecera habló con María Eugenia Infante, decoradora y profesora de manualidades, quien nos contó lo que está de moda para esta temporada. Faroles que brillan Sin duda la actividad más tradicional de esta noche es prender una por una cada de una las velitas por las que se hace una petición especial o que simboliza la llegada de Navidad.Sin embargo, otros prefieren darle un toque más moderno y llamativo como los faroles que cada año cambian de diseño e incluso de materiales. Para este año y poniéndose a tono con la preocupación mundial por el calentamiento global los faroles pueden hacerse con material reciclado.

Por ejemplo, se suele utilizar botellas plásticas o vasos de crispetas. De la misma manera, se pueden utilizar papel acetato, vidrio para las bases de lámparas que tal vez ya no tengan ningún uso.

Colores y decoración

La idea es cortar lo que se necesite (como las botellas) y decorar estos elementos con los colores y temas de moda. Vienen con fuerza colores tradicionales como el rojo y el verde, así como los metalizados: cobre y plateado. Para decorar el muñeco de nieve es el favorito, pero también se mantienen las tradicionales figuras del pesebre. Otras formas de decorar Esa noche para evitar se dañe el suelo, se pueden utilizar bases individuales por vela, hechas en material reciclado como cáscaras de frutas, o bases ya hechas.

Así mismo, la tradicional guirnalda que adorna esta fecha, ahora viene con espacios para cada vela de pebetero. Esta se convierte en una opción muy moderna y llamativa.

Recomendaciones

Al momento de fabricar estos faroles caseros, hay que asegurar el lugar que ocupará la vela. Cuando se prenda la vela, estar seguro que no puede caerse ni moverse y así evitar algún incendio. Involucrar a los niños es una gran actividad pero se debe estar pendiente de sus movimientos.