Menú de categorías

| Dic 18, 2009 | Gente de Aquí

Un pesebre estilo Panachi

g0912182_webLa familia Mendoza tiene por tradición hacer grandes pesebres con un eje temático. Su pesebre de este año se inspira en Panachi.

En Balcones de Bilbao la Navidad tiene mucho impacto, especialmente para la familia Mendoza Rojas que tiene por tradición elaborar pesebres muy especiales. Y este año esa dedicación para celebrar las festividades con un toque bastante particular se ve manifiesta en un pesebre inspirado en el Parque Nacional del Chicamocha, Panachi.

Este pesebre tiene de todo. Es muy colorido, cuenta con diversidad de figuras y ambientes, muchas luces de colores e incluso un tren. Sin embargo, el mayor atractivo, al mejor estilo de Panachi, lo hace el teleférico.De lado a lado se recrea el trayecto y las cabinas, con detalles verdes y amarillos, como una recreación de lo que ocurre en este importante lugar turístico. Esta es la manera como esta familia muestra su santandereanidad, pero también la forma de contar con una tradición legada de generación en generación durante varios años.

Este homenaje a uno de los lugares más representativos de Santander fue elaborado por Francisco Mendoza Rey, su esposa Gladys Alicia Rojas Bustos, y sus hijos Julián Eduardo, Diana Marcela y Germán David Mendoza Rojas. Se trata de un pesebre de 5 metros de largo por 3 de ancho que trata de recrear de la mejor manera posible el emblemático parque con todos sus atractivos. Francisco contó que se trata de una tradición que se ha querido mantener viva, que aporta a la unión y hace parte del legado familiar desde el Siglo XIX.

g091218_webFue su abuelo quien comenzó con estas curiosidades cuando viajaba en burro desde Bucaramanga hasta Chiquinquirá. Desde allí traía las figuras de barro que acompañaban luego el pesebre familiar. Poco a poco este espíritu se fue compartiendo hasta lograr lo que esta familia tiene actualmente.

Si bien en esta casa este año fue Panachi, otros años los pueblos santandereanos han sido la inspiración. Además, hay pesebres de otros ambientes. Por  ejemplo, uno muy blanco que recuerda un bello paisaje en medio de la nieve, otro elaborado totalmente en un ambiente acuático, uno más que recrea Egipto y, por si fuera poco, otro que refleja el oeste con figuras propias de ese escenario y trenes incluidos.