Menú de categorías

| Ene 22, 2010 | ¿Qué pasa?

El misterio de las palomas envenenadas

Los ciudadanos se muestran preocupados por un aparente caso de envenenamiento a la fauna doméstica. Sigue siendo un misterio para todos los habitantes de la zona aledaña al parque Puyana, ubicado en la carrera 39 con calle 46, la aparición constante de aves muertas. Según explica Gabriel Ramírez, habitante del sector, todo comenzó el 30 de diciembre pasado. Él se percató del hecho, cuando paseaba con su mascota, a las 6:15 de la mañana.
Palomas, azulejos, entre otras aves, comenzaron a visualizarse en las áreas verdes del mencionado parque, en lo que aparenta ser un caso de envenenamiento masivo. Las denuncias hechas a esta redacción, coinciden en que el número de palomas que se hallaron muertas ese 30 de diciembre era alrededor de 25, sin embargo, días después en una segunda oportunidad el número de aves muertas fue de 15. En la presente semana, el número de aves que se han encontrado diariamente varía entre 2 y 4.
La preocupación de los habitantes es latente, pues temen que quienes estén detrás de este hecho, puedan afectar también a sus mascotas. Vecinos del sector aseguran que han sido testigos del trabajo que les ha tocado realizar a los encargados de la limpieza municipal, quienes han llenado varias bolsas con aves muertas. A su vez, Óscar Espinosa, también residente del sector, afirma que esto se ha repetido entre 3 y 4 ocasiones, agrega además, que desde hace años las palomas son alimentadas con maíz por habitantes del sector y que no han sido causa de molestias.
Sin embargo, otros vecinos aseguran que en sus inicios, el número de palomas que habitaban la zona no era mayor y que se trataba de aquellas llamas Columbia Talpa Coti, conocidas popularmente como “abuelitas”, pero ahora las que frecuentan la zona son palomas más grandes conocidas técnicamente como Columba Livia, así entonces una de las aparentes causas del hecho, tendría que ver con la proliferación de estas y las heces que depositan sobre los tejados o ventanas de las residencias.