Menú de categorías

| May 28, 2010 | ¿Qué pasa?

Y sigue creciendo

La construcción de edificios residenciales y comerciales en Cabecera al parecer seguirá siendo el panorama de un par de años más. Según Sergio Luna, gerente de Camacol Regional Santander, el sector de estrato 6 va en crecimiento y a la par ofreciendo las comodidades y lujos que lo caracterizan.

“En Cabecera vemos ya con frecuencia propiedades desde los 120 metros cuadrados en adelante, edificaciones que no se ven en otros lugares de la ciudad”, dijo el ejecutivo. Y las cifras hablan por sí solas, pues en estos momentos hay 13 proyectos en la fase ejecución o preventa. Esto sin olvidar que en los dos años se adelantaron 21 construcciones de vivienda, oficinas y locales. Además, en los últimos tres años se concluyeron 1.280 unidades ofertales, que dan como promedio 400 unidades, una buena cifra para un sector que hasta hace 15 años no prometía mucho adelanto económico.Esta es una de las obras más grandes que tendrá Cabecera en pocos meses.

1.280 Obras se ejecutaron en los últimos tres años en el sector de Cabecera. Las obras Urbanas S.A. ejecuta dos obras de vivienda en Cabecera. Una de ellas y quizá la más grande del sector es ‘La Cabecera’, en la calle 42 con carrera 38, seguida de ‘Casa de Don David’, en la carrera 39 Nº 44-77. Otras edificación importante es ‘Dubai Condominio’, que por la calidad de sus materiales y acabados se estima será uno de los proyectos más prestigiosos del sector. Esta obra que avanza sobre la carrera 40 es de Conoptima Ltda. Y el próximo proyecto que Marval entregará en Cabecera es el Metropolitan Business Park, en la carrera 29 Nº 45-55, junto al Hotel Dann, una fachada flotante en aluminio y vidrio cristal, punto fijo de oficinas en mármol y sistema de detección de incendios, entre otras características.

1.500 empleos El crecimiento urbanístico que tiene Cabecera en estos momentos está permitiendo oportunidades de empleo a cerca de 1.500 personas. “En 14 ó 16 meses que es el tiempo aproximado de una obra, no se puede contar solo a obreros, ingenieros y arquitectos, que son trabajadores directos, también se deben tener en cuenta los beneficiados indirectos como carpinteros, ebanistas, metalúrgicos y propietarios de ferreterías y almacenes que proporcionen elementos para el terminado de viviendas y locales comerciales”, explicó Luna.