Menú de categorías

| Sep 17, 2010 | Salud

Intoxicación etílica Una práctica mortal

Intoxicación etílica

Intoxicación etílica

El exceso de alcohol que por estos días se observa en las calles de la ciudad y el área metropolitana han puesto en alerta a las autoridades no solo por los problemas de seguridad sino de salud pública.

Y es que a los servicios de urgencias no solo llegan heridos sino también intoxicados por alcohol como sucedió el pasado fin de semana en el Hospital Universitario de Santander. Gente de Cañaveral consultó a Nelson Gamboa Toloza, médico toxicólogo de la UIS y asesor en toxicología del HUS, quien explicó las consecuencias de este abuso que puede llevar desde enfermedades hasta la muerte.

Daños del licor adulterado

• Ceguera. Produce un daño irreversible en el nervio óptico.

• Alteraciones neurológicas.

• Dificultad en la marcha o en actividades que requieran una función muscular.

• Daño en la función renal.

Si va a tomar, tenga en cuenta

 • Hacerlo de manera moderada en especial licores como el whisky o el aguardiente. Tragos pequeños y espaciados en el tiempo.

• Los tragos deben ir acompañados de una buena alimentación y entre cada trago ingerir algún bocado.

• Evitar mezclar el alcohol. En especial con droga o con medicina.

El cerebro: el primer afectado

 Uno de los aspectos que más resalta el experto es la creencia falsa entre la población que sostiene que más allá de una gran resaca, el abuso del licor no trae ninguna consecuencia al cuerpo. Según el médico, el cerebro es el primer órgano que se afecta, ocasionado por la pérdida de prevención. Es decir, la persona pierde su capacidad de discernimiento.

Algunos casos que se registran son:
1. Conducir, perdiendo su sentido de ubicación.

2. Aumenta la actitud violenta de la persona, así como la respuesta a alguna ofensa o agresión.

3. Asume conductas de tipo sexual, sin ninguna protección. “Las personas que han bebido se dan cuenta de los riesgos, pero no les importa” afirma el experto. Primeros auxilios Si tiene ante usted una persona con los síntomas de una intoxicación, debe llevarlo lo más urgente a un centro hospitalario. No obstante, mientras llega lo que puede hacer es:

• Si la persona vomita evitar que estas secreciones vayan hacia la vía respiratoria.

• Facilitar el vómito para que así se elimine la mayor cantidad de alcohol.

• Si tiene ropa apretada, quitarla y ponerlo en las condiciones más cómodas. Daños en la parte física Consumir altas dosis de licor, afecta de gran manera el sistema nervioso central, en especial el que regula la respiración y el centro automotor lo que ocasiona la muerte de la persona por paro respiratorio y de un colapso vascular. El consumo regular, sin que llegue a intoxicación, afecta dos órganos en especial: el hígado y el riñón.

Hígado: Genera enfermedades de tipo hepático que pueden terminar en cirrosis. Enfermedad que entre otras cosas va a generar várices a nivel del esófago que cuando la persona vomita puede provocar su ruptura, hacer una hemorragia en la vías digestivas y ocasionar la muerte.
Riñón: Produce falla renal crónica. La acumulación de sustancias que son metabolizadas hace daños alsistema nervioso central y puede evolucionar en un cáncer de hígado.