Menú de categorías

| Ene 21, 2011 | ¿Qué pasa?

Babillas habitan Lagos del Cacique

Una babilla de aproximadamente dos metros de largo y otra más pequeña fueron captadas por la lente de nuestro fotógrafo.

Las dos babillas en Lagos...

Una foto captada por nuestro reportero gráfico Javier Gutiérrez, hace 15 días en Lagos del Cacique, mostraba a un par de babillas en uno de los lagos del sector.

Según nuestro reportero la imagen la tomó sobre las 10 de la mañana del 6 de enero cuando los animales caminaban por un costado del lago.

Esta curiosa foto en los alrededores de un conjunto residencial de Bucaramanga y la llamada de una vecina que manifestó su preocupación por el riesgo que pueden correr ella, sus nietos y vecinos, llevó a Gente de Cabecera a visitar el lugar.

Al llegar a la carrera 50 con calle 72 nos encontramos con que evidentemente el lago que bordea las casas alberga estos animales que para algunos pueden resultar peligrosos, pero que para los habitantes de la zona son inofensivos.

Incluso puede parecer raro, pero cierto, el lago donde habitan se ha convertido con el tiempo en un espacio de protección natural por parte de los mismos vecinos.

“Esos animales no le hacen daño a nadie, llevan ahí muchos años y desde que no se les moleste no son agresivos. Tengo entendido que hay cuatro babillas que cada dos o tres días salen a las orillas, pero nunca se suben a la carretera”, dijo un vecino quien manifestó llamarse ‘Lalo’ y quien vive justo frente al lago.

Una opinión muy parecida dieron otras vecinas, quienes expresaron que nunca han visto a las babillas como un peligro, pues rara vez salen del agua.

No se conoce de quejas

Esta imagen fue tomada la semana pasada. Además de babillas y mojarras, en la zona también hay iguanas.

Esta imagen fue tomada la semana pasada...

La familiaridad que expresan los residentes de la zona contrasta con la preocupación de otras personas que ven en estos animales un riesgo.

Sin embargo, hasta el momento no se ha presentado ninguna queja de agresión ante las entidades oficiales. Así lo constata la CDMB.

“A esta oficina nadie ha acudido. En el caso de que llegue una solicitud, procederemos con la visita y actuaremos en caso de que en realidad la presencia de estos reptiles pueda afectar la integridad de sus vecinos”, dijo Gloria Lozano, de la oficina de Flora y Fauna de la CDMB.

“Mucha gente viene a mirar los pescados y las babillas que a veces salen. Algunos lo hacen por apreciar la naturaleza y este espacio de tranquilidad, pero otros llegan solo a molestar los animales, a tirarles piedras y a pescar sin permiso. Estos son los visitantes que no queremos”, dijo un residente del sector.

Habla un médico veterinario

“La babilla es menos agresiva que el caimán o cocodrilo. Pueden atacar en algunos casos a perros pequeños o zorrillos, animales que primero atrapan, los consumen en el agua y luego los muerden, pero desde que haya un equilibrio con la alimentación, es decir que todo el tiempo tengan comida como en este caso, con las mojarras, no hay muchos riesgos”, con estas palabras, Luis Alejandro Sotomonte, médico veterinario de la Fundación Amigos de los Animales, dio su punto de vista sobre el tema.

De igual manera agregó que sería bueno encerrar el lago, pensando en que este sitio pudiera declararse reserva de fauna silvestre, evitando así la contaminación.

Un ángel que los protege

Además de los vecinos que velan por la tranquilidad de los animales, estos también son cuidados por uniformados de la Policía Ambiental que rondan con frecuencia el lago.

Asimismo, cuentan los residentes del lugar, que un reconocido abogado del barrio es quien se encarga de alimentar a las casi 100 mojarras que habitan el estanque y que sirven de alimento a los reptiles. Además, le paga a una persona para que mantenga limpio de basuras y malezas el sitio.