Menú de categorías

| Ene 28, 2011 | Nuestra Gente

Tenista búlgara durmió en hogar de Cabecera

La búlgara de 18 años ‘en acción’.

La búlgara de 18 años ‘en acción’.

Escuchar hablar a Alexandrina Naydenova confunde. Desde los modismos hasta el acento harían creer que esta tenista de 18 años es más latina que europea.

Pero no es así. Sus raíces están en SofÍa, la capital de Bulgaria, tierra que no visita hace año y medio, pues sus viajes por varios países jugando tenis le han impedido compartir con sus padres y su hermano de 10 años.

El gusto por el jugo de maracuyá es inigualable. La búlgara comparte con su familia que le consiente sus antojos.

El gusto por el jugo de maracuyá es inigualable.

Pero aunque estén lejos, sabe que a donde llegue encontrará un hogar que la adopte, como le ocurrió en Bucaramanga, donde está hace más de una semana gracias a su participación en Challenger ATP – Seguros Bolívar Open, que se desarrolla en el Club Campestre.

Allí ha disfrutado del hogar conformado por Reynaldo Álvarez, Esmeralda Rueda y Mariana Álvarez Rueda, quienes desde su seno familiar, en Cabecera, la han acogido.

“Son unas personas muy amables, me hacen sentir bien todo el tiempo y estoy contenta”, dijo sobre su familia adoptiva.

Junto a la familia que la acogió en Bucaramanga.

Junto a la familia que la acogió en Bucaramanga.

La joven contó que le ha parecido Bucaramanga una ciudad muy bonita, que Colombia es uno de los países que más visita, que tiene varios amigos aquí y que espera conocer más sitios cuando termine el Open.

“Me encanta la comida colombiana. En primer lugar pongo la bandeja paisa y en segundo lugar el jugo de maracuyá, me fascina, pero también me gustan las empanadas porque es una comida muy típica de Colombia”, dijo sobre sus gustos gastronómicos.

Esa familiaridad que ve con los colombianos la refleja también en la familia que la acogió.

“Es muy alegre, es un integrante más y uno no la siente tan extraña porque habla muy bien el español… y habla bastante. Además comparte con nuestra hija Mariana el gusto por el tenis, que es ya un tema común entre ellas”, manifestó Reynaldo, quien por ser socio del Club Campestre se le presentó la oportunidad de hospedar a una de las participantes del Open.