Menú de categorías

| Feb 11, 2011 | Columnistas

El archivo general de Bucaramanga

Gilberto Camargo Amorocho. columnista de GENTE

Gilberto Camargo Amorocho

Bucaramanga necesita con urgencia construir su propio archivo. No hay donde guardar técnicamente la documentación impresa ni digital que diariamente se produce y que por ley se debe custodiar.

Allí debe estar todo el producido de curadurías urbanas, notarías, clero, justicia, producción intelectual, gestión pública, registros económicos e historias clínicas entre muchos más. También debería reposar la documentación histórica y además ofrecer los servicios de restauración.

Es muy clara la Ley de Archivo 594 del 2000 en su art.11: “Es obligatoriedad de la conformación de los archivos públicos. El Estado está obligado a la creación, organización, preservación y control de los archivos, teniendo en cuenta los principios de procedencia y orden original, el ciclo vital de los documentos y la normatividad archivística”.

Según el Archivo General de la Nación, Bucaramanga necesita mínimo un edificio con capacidad de carga para 60 kilómetros lineales de documentación.

En el mundo en los últimos años hay un despertar del interés intenso por el patrimonio documental y los archivos, al haber dicha conciencia se estará rescatando el gran protagonismo que tienen estos productos en el crecer de una sociedad, no solo como parte fundamental de la memoria histórica de los pueblos, sino como garantía del cumplimiento de los deberes de una autoridad.