Menú de categorías

| Mar 11, 2011 | ¿Qué pasa?

Mendicidad sigue creciendo

Silenciosa y lentamente la llegada de mendigos a las calles de la comuna 12 es un problema que toma cada día más peso.

Andenes, entradas a edificios, casas, iglesias, establecimientos comerciales y parques han sido el blanco de este grupo poblacional que aumentó de 122 en 2009 a 345 en 2010, según cifras de la Alcaldía de Bucaramanga.

Mendigo en una banca del parque San Pío

Situación en Cabecera

Mendicidad sigue creciendo

Mendigo en la carrera 33 con 51, junto al Club Unión.

Mendigo a la entrada del restaurante Gurú, frente al parque Las Palmas.

Qué hacer ante el problema de la mendicidad en Cabecera

“El problema con la llegada de estas personas es que muchas consumen sustancias psicoactivas y podrían traer problemas de inseguridad al sector”, dijo una residente de San Pío.

A esta situación se suma el aspecto que da a la zona, pues los andenes se han convertido en baños públicos, botaderos de basura y de “espectáculos bochornosos”.

“La Administración Local ha liderado programas de retorno para aquellas personas que se encuentran en estado de calle a sus lugares de origen. Sin embargo, no se les puede obligar a abandonar la ciudad por otras vías porque esto sería inconstitucional”, explicó el alcalde Fernando Vargas Mendoza, en una reciente declaración a medios locales.

Gente de Cabecera hizo un recorrido por la comuna y encontró estas imágenes y opiniones de lectores.

¿Qué hacer ante el problema de la mendicidad en Cabecera?

Melissa Madrigal Angarita

Melissa Madrigal

 

Melissa Madrigal Angarita

“Que la Alcaldía genere un programa de rehabilitación, un hogar para estas personas, una buena inversión del dinero y mejorar la seguridad de las calles. Vigilancia y Policía para evitar robos mientras se genera este lugar de albergue”.

Andres Alberto Gómez Acosta

Andres Gómez

Andrés Alberto Gómez Acosta

“Todo problema debe empezar por determinar cuáles son las causas u orígenes para luego determinar una solución, lastimosamente, siempre decimos ‘el Estado tiene que dar’ ¡No! un Estado eficiente debe buscar las causas y ver cómo acabar con ellas”.