Menú de categorías

| Abr 8, 2011 | Columnistas

Recuperación del espacio público

He leído en el periódico Gente de Cabecera frecuentes críticas al problema del comercio informal, el cual indudablemente amenaza con destruir el desarrollo de la zona sobre todo por la invasión de las aceras peatonales del paseo de la 33 entre calles 46 y 56.

Este paseo peatonal urbano que por otra parte no ha sido concluido, según el proyecto del arquitecto Eduardo Samper – proyectista de la peatonalización durante la alcaldía de Iván Moreno Rojas- planteaba enlazar los estadios y coliseos de la cabecera nororiental, el área comercial de la zona del Megamall y el parque del Agua con el centro comercial Cabecera, el Parque de San Pío y eventualmente incluso, el parque deportivo y el Parque de tecnología de Neomundo y el mall comercial del Centro Lagos del Cacique en construcción, cruzando el parque lineal de la Flora por medio de puente paralelo al actual viaducto Armando Puyana Puyana.

El triste destino actual del Paseo del Comercio, el cual en vez de generar un cordón de actividad múltiple como se pensó cuando fue inaugurado en 1990, en el centro tradicional de Bucaramanga, se convirtió en un mercado de comercio informal a cielo abierto con su tremendo impacto negativo de desorden, suciedad e inseguridad.

Es triste teniendo en cuenta que muchos de estos resultados están en manos de concejales, pero ¿hacen en realidad algo por la ciudad estos personajes?

Bernardo Uribe Mendoza