Menú de categorías

| Abr 1, 2011 | En estas calles

Estudiantes demostrarán que soñar despierto es posible

Soñar despierto es posible.

Estos estudiantes de noveno semestre de Producción y Artes Audiovisuales tratarán de demostrar que es posible soñar despierto.

 

Conseguir que las personas tengan la sensación de un sueño a través de una proyección audiovisual, es la premisa de tres estudiantes de Artes Audiovisuales de la Unab “Inmersión Onírica”, es una propuesta investigativa para estudiar los sueños y las dinámicas de los mismos.

María Fernanda Ochoa, Norberto Díaz y Carlos Niño Claro son los tres estudiantes de noveno semestre de Producción y Artes audiovisuales que tratarán de demostrar que es posible soñar despierto.

Las personas estarán en una cabina, la experiencia será individual y durará tres minutos y medio aproximadamente.

Este 5 y 6 de abril se hará la presentación de este proyecto y el auditorio Mayor de la Unab será el sitio en el que durante dos días, público en general podrá acercarse a vivir la experiencia del sueño simulado.

Así funciona

Es una pequeña habitación  de 5m x 2m x 2m.

Cabina de los sueños.

La cabina de sueños es una pequeña habitación de 5m x 2m x 2m. En la parte superior tendrá ubicado un video beam que proyectará imágenes a 4 paredes simultáneamente.

La particularidad de este modelo es que se harán proyecciones en frente, a la derecha, a la izquierda y en el piso de quien entre a la cabina, así se generará la sensación de “inmersión”, de un sueño simulado.

En cuanto a la reconstrucción audiovisual de un sueño este proyecto intentará reproducir un discurso con imágenes y videos, este “relato” articulará las fases del sueño, así el espectador entrará en una especie de trance, en un supuesto sueño.

Fase 1

Sensaciones muy cortas, imágenes en color, muy relacionadas con la cotidianidad y el diario vivir.

Fase 2

Imágenes irreales, fantásticas, mezcladas con realismo. Casi siempre desenfocadas.

Fase 3-4

Sueños relacionados con la melancolía, la satisfacción y las pesadillas. Las imágenes están sobreexpuestas o con alteraciones en la exposición.

Fase REM

Sueño profundo, actos de defensa y actividad sexual. Alucinaciones oníricas, que terminan por despertar a la persona.