Menú de categorías

| Jul 29, 2011 | Periodista del Barrio

¡Que se apaguen las alarmas!

Ojalá algún alférez de la Dirección de Tránsito pusiera orden y silencio.

Más tranquilidad en cuanto al ruido de las alarmas, piden los vecinos de la ca-rrera 30 entre calles 51 y 52.

La carrera 30 entre calles 51 y 52 se convirtió en el sitio preferido para estacionar los vehículos con alarmas.

Todos los días algún propietario de alguno de los autos que estacionan en la vía pública nos hace una demostración de incultura y falta de civismo.

Se ha llegado el caso que algunas veces hay dos alarmas disparadas al mismo tiempo.

Ojalá algún alférez de la Dirección de Tránsito pusiera orden y silencio a los dueños de estos autos que no les importa para nada la convivencia pacífica.

Por: José Garcia Periodista del Barrio