Menú de categorías

| Jul 29, 2011 | Nos escriben

Comercio de estupefacientes a la luz del día

El sábado 23 de julio, a las 5:15 de la tarde, mi familia y yo transitábamos por la carrera 35 con calle 48 cuando observamos a un hombre entregándole una dosis de droga a un joven.

Es tal el descaro que tuvieron tiempo para reempacarla en el mismo lugar,  frente a la mirada atónita de todos los transeúntes que en ese momento pasaban por el lugar, y frente a las puertas abiertas de un lugar donde se congrega un grupo religioso.

Qué iremos a hacer los vecinos de este sector, tan sano en otrora y ahora invadido por los jóvenes que tienen derecho a su sano esparcimiento, (en ello no veo nada de malo), pero sí en quienes vienen detrás de ellos vendiendo vicio y licor, dañando a quienes serán el futuro de este país, con el afán incesante de un lucro que jamás brilla.

¿Donde están las autoridades? ¿En que están tan ocupadas que no voltean la vista a la inseguridad de este y otros sectores de la ciudad? ¿Les parece poquito el problema de drogadicción que tenemos en Bucaramanga?