Menú de categorías

| Ago 19, 2011 | Nos escriben

Hablando del parqueadero de San Pío

Hace poco vino alguien de la oficina de Espacio Público y puso tres vallas que al menor tiempo “se las pasaron por la galleta”.

Una residente escribió ante la queja de la falta de cumplimiento de horario del parqueadero de San Pío.

Los residentes del edificio Terranova (carrera 34 # 42-54) tenemos como vecino a Coomeva hacia el norte y hacia el sur, después de dos casas, un parqueadero que vive desocupado.

Invitamos a los conductores a que lo visiten de lunes a sábado, pues muchas personas vecinas tienen todas las zonas verdes convertidas en parqueadero público; en el día los principales usuarios son los empleados de sitios comerciales y en las noches los comensales de las ventas de comida cercanas, obstaculizando andenes y dejándonos sin un espacio para transitar.

He averiguado con circulación pero nunca hacen nada, hace poco vino alguien de la oficina de Espacio Público y puso tres vallas que al menor tiempo “se las pasaron por la galleta”.

Es más, si intentamos transitar por la carrera 34 entre calles 44 y 45, al mediodía, es casi imposible porque todos los comensales de un restaurante de San Pío han parqueado los carros en los dos sentidos de la vía.

Si realmente a estos establecimientos comerciales les importa el bienestar de la ciudad, ¿por qué no hacen convenio con el parqueadero para que puedan estacionar sus empleados o clientes a precios más económicos?

¿Por qué tenemos que estar a merced de cualquier persona que con bolillo en mano se apropia de las zonas verdes y espacios públicos para convertirlos en parqueadero, con el beneplácito de los propietarios de empresas y restaurantes?

Por: Isabel Mantilla.