Menú de categorías

| Sep 2, 2011 | ¿Qué pasa?

El tema de las ‘chiquitecas’ no cesa

Vecinos de distintos puntos de Cabecera se quejan por el aumento de las llamadas ‘chiquitecas’.

Vecinos de distintos puntos de Cabecera se quejan por el aumento de las llamadas ‘chiquitecas’.

Las quejas por el aumento de las llamadas ‘chiquitecas’ en la zona de El Prado, Cabecera, Sotomayor y Antiguo Campestre, no paran.

Son intensas las llamadas de lectores que ponen en evidencia el funcionamiento de establecimientos comerciales con fines como ‘eventos sociales’ para menores de edad y que abren sus puertas entre las 2 y 8 p. m.

Aunque es un horario en el que cientos de ciudadanos están ocupados en sus labores diarias, las inquietudes surgen al anochecer.

“Cuando terminan estas reuniones, quienes vivimos cerca de estos sitios tenemos que soportar las peleas, groserías y espectáculos que protagonizan niños de tan solo 14 años. Es aterrador ver cómo niñas hacen el show pasadas de trago, dejándose tocar de niños y vomitando en plena calle. A esto le sumamos el uso de cuchillos y otras armas blancas que usan los adolescentes en las riñas, causadas quizá por el consumo desmedido de alcohol y de marihuana, porque por el olor que llega a nuestras casas es evidente que allí adentro también se consumen estas sustancias”, dijo una residente de Sotomayor.

Otro denunciante argumentó que llamar a la Policía en muchas ocasiones resulta en vano, pues al ser estos sitios ‘clubes privados’ no pueden ingresar a hacer ningún tipo de control.

Respuestas oficiales

Gente de Cabecera se comunicó con Edna Liliana Calderón Rivas, Comandante de la Policía de Infancia y Adolescencia del Área Metropolitana de Bucaramanga, quien dijo que recientemente no se han hecho operativos en la zona.

“En el área metropolitana se hizo un operativo hace un mes, en Piedecuesta, que dejó como resultado la inducción de 120 menores a la Comisaría de Familia. Es  un tema complicado, pues esto funciona ahora con el nombre de ‘Encuentros de integración de adolescentes’, una especie de fiestas que convocan por medio de Facebook y que se reúnen en ‘clubes’ o ‘centros privados’, sitios reglamentados por la Secretaría de Gobierno”, expresó la policía.

Este medio intentó contactar a un funcionario de la Secretaría de Gobierno para hablarnos sobre esta normativa, pero fue imposible establecer comunicación.

El Decreto…

La comunidad vecina de las ‘chiquitecas’ pide más control de las autoridades frente a esta problemática.

La comunidad vecina de las ‘chiquitecas’ pide más control de las autoridades frente a esta problemática.

Según el Decreto N°. 0154, los menores de edad no pueden estar en la calle entre las 12 de la noche y las 5 a. m. a no ser que se movilicen en compañía de sus padres o un adulto responsable.

Los jóvenes que infrinjan la norma deben ser conducidos por los agentes de la Policía de Infancia y Adolescencia a las Comisarías de Familia, se llamará a sus padres y estos deberán asistir a un curso pedagógico sobre derechos de la niñez, que será supervisado por la Defensoría del Pueblo.

El padre de familia que no asista deberá pagar multas que oscilarán entre 10 y 100 días de salario mínimo.

¿Qué se hace por la juventud?

La Policía Nacional realiza campañas de prevención contra el uso y abuso de las drogas y el alcohol en los diferentes colegios de la ciudad. También se hacen jornadas de cine al parque, con las que se pretenden donde se pretende crear espacios culturales para jóvenes.

Con el fin de lograr un acercamiento con los estudiantes de los diferentes centros educativos del área metropolitana, la emisora de la Policía Nacional 91.7 Fm, realiza el programa ‘Al ritmo de la juventud’, que consiste en llevarles un momento de esparcimiento con grupos musicales y aprendizajes claros mediante obras de teatro sobre el buen comportamiento que deben adoptar.

Uniformados del CAI San Pío y el CAI Sotomayor son los encargados de cubrir la zona que denuncia el ciudadano por el funcionamiento de ‘chiquitecas’.

Dato

En el transcurso del año la Policía Metropolitana de Bucaramanga ha logrado la conducción de 520 niños, niñas y adolescentes, que han sido hallados en lugares no aptos para menores.