Menú de categorías

| Oct 28, 2011 | Columnistas, Punto de Vista

¡Por fin se acaban las campañas políticas!

Por fin se aproxima el cierre de campañas políticas, las cuales a mi manera de ver y siendo muy respetuoso han sido extremadamente desorganizadas.

El caso especial es con la invasión constante de las áreas públicas, eso sin mencionar la alta contaminación tanto auditiva como visual que han generado los aspirantes a diferentes cargos políticos.

Pero algo que me sorprende es mirar la cantidad de personas que andan detrás de estos personajes, tal vez presumo aspirando a que los tengan en cuenta para algún cargo donde puedan aliviar un poco sus necesidades.

Alguien me decía que en estas campañas intervienen muchos profesionales exitosos, pero a mi manera de ver y con mucho respeto pienso que un profesional exitoso no tiene ninguna necesidad de estar detrás de un aspirante al Concejo o a la Alcaldía. Si lo hacen es aspirando a que si su candidato gana lo pueda sostener en su puesto o posiblemente le ayude para conseguirse un contrato que remunere las trasnochadas y todo el trabajo que está aportando en la campaña.

Y ni decir de la cantidad de jóvenes y mujeres que abandonan su hogar, sus hijos, su familia hasta altas horas de la noche repartiendo volantes y arengando por su candidato.

En fin, ya dentro de poco descansaremos de tanta bullaranga, desorden y basuras y nuestra ciudad volverá a ser la ciudad de la alegría.

Con sus más y sus menos esto dependerá de nosotros los votantes… los votantes de bien, aquellos que no nos dejamos comprar por un ladrillo, un mercadito, un cupo en el colegio, por el pago de un recibo o por un posible cargo burocrático. Recuerden: “cada pueblo elige a sus verdugos”.

Por: Carlos Humberto Gil Gómez.