Menú de categorías

| Oct 28, 2011 | Columnistas, Punto de Vista

Voto Amarrado Vs. Voto Libre

Gilberto Camargo Amorocho. columnista de GENTE

Gilberto Camargo Amorocho

Votar masivamente y de manera responsable significa que somos consientes de los efectos que nuestro voto va a generar en la sociedad y Bucaramanga.

Por eso debemos escoger candidatos honestos con amplia trayectoria comunitaria y sentido común.

Aristóteles decía: “La ciudad nos hace libres, es terreno de la virtud, la justicia, el gobierno recto y el cultivo de la cualidades racionales del hombre. El despotismo, el interés personal contradice el espíritu urbano de la libertad, la mano (el ciudadano) solo es mano porque cumple su función en el cuerpo (la ciudad). Separada de este, la mano es un cuerpo inerte que ni siquiera merece ese nombre. No existe ciudadano si no existe la ciudad y no existe por ende vivir plenamente el diario vivir”.

El día de las elecciones se está definiendo de manera democrática ese principio filosófico y si Bucaramanga tendrá luz blanca o seguirá en la oscuridad.

Son dos ciudades las que debemos definir: La del beneficio de pocos o la de todos los ciudadanos.

Votar es de la actitudes sociales que más seriedad le debemos poner y es un deber motivar a votar y disminuir la abstinencia, que para muchos es la mejor manera de alcahuetear la corrupción.

Dada la gran crisis en que está Bucaramanga, desde su desarrollo humano hasta el urbano, propondría que así como cambia de persona el Alcalde, debería renovarse totalmente el Concejo.

La ciudad tiene una Junta Directiva que la conforma el alcalde quien la preside y los concejales.

En los últimos 10 años dicha junta no funcionó, el resultado lo da el simple análisis sensorial de caminar la ciudad.

A Bucaramanga la comenzamos a reconstruir el próximo 30 de octubre y con algo simple: Que los votantes tengamos carácter, conocimiento y mucho sentido común, el gran objetivo es dar a entender que el voto libre vencerá al voto amarrado.