Menú de categorías

| Nov 11, 2011 | Columnistas

¿Cómo recuperar el espacio público en Cabecera?

Ya en varias ocasiones hemos hablado de la recuperación del espacio público en Cabecera y olvidamos que hay procesos que se han llevado a cabo en otros puntos de la ciudad, que han sido exitosos y que se pueden aplicar a este exclusivo sector.

Incluso se pueden ensayar proyectos mixtos de mayor envergadura como el ya realizado del centro comercial ‘La Isla’ y se puede reproducir un fenómeno como el de este centro comercial, cuya historia arrancó en las aceras de la carrera 15 en el centro en los 60, continuó con el penoso episodio de la invasión del parque Centenario en los 70 y parte de los 80, pero terminó felizmente en la plataforma comercial de 7 pisos que se conserva y progresa después de más de 20 años de actividad en el sector de La Concordia.

Es completamente necio desconocer en cualquier plan de renovación urbana de la ciudad el sector informal de la economía, el cual llega a englobar más del 40% de la actividad económica del país y se requiere un importante trabajo multidisciplinario para ver cómo se puede involucrar con la economía urbana formal y cómo ambos pueden coexistir en el espacio de una manera mejor que la brutal y destructiva actual!

Lo anterior implica un trabajo bastante complejo de sociología urbana que como se ha visto en el caso bogotano escapa a una sola alcaldía.

Pero lo que sin duda sí se puede implementar en el corto plazo de una administración municipal en la ciudad es la recuperación de los andenes públicos de todo el sector comercial de Cabecera del Llano, actualmente usurpados por los propietarios de la actividad comercial formal.

Estos han convertido en parqueos privados de sus locales y actividades comerciales, no solo los antejardines de los predios privados respectivos, sino también los propios andenes públicos que nos pertenecen a todos, forzándonos a los peatones a bajarnos a la calle pues los carros parquean perpendicularmente a los paramentos de los locales en ese sector y los retrocesos de antejardín suman los 5 metros de envergadura de un carro.

La ciudad en la actualidad es completamente intransitable para los peatones en el sector de cabecera del Llano por la usurpación aunada del espacio público de parte del comercio formal e informal… y nada se hace al respecto.

Por: Bernardo Uribe Mendoza