Menú de categorías

| Dic 2, 2011 | Columnistas

Aumenta el hambre crónica

Banar Monte De Oca

Banar Monte De Oca

Por supuesto que en gran parte del mundo el alimento nunca se ha dado por sentado. De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, más de mil millones de personas o el 15% de la población mundial sufre de hambre crónica y malnutrición, ya sea porque carecen de los recursos para poder comer una dieta sana o porque simplemente no hay disponibilidad de alimentos donde ellos viven.

La cifra de aquellos que pasan hambre en el mundo ha seguido aumentando en forma constante. Casi la mayoría de los malnutridos vive en naciones en desarrollo.

En América Latina se estima que más de 55 millones de personas sufren de hambre crónica. El aumento del costo de los alimentos es “difícil” para las personas en naciones industrializadas, pero particularmente “duro” para quienes viven en naciones en vía de desarrollo y “precaria” para  los que viven en países pobres.

Lo más alarmante es que la situación al parecer no va a mejorar en un futuro inmediato. No estamos produciendo suficientes alimentos y las demandas siguen aumentando; los cambios climáticos originan pérdidas en la producción de alimentos.

Las preocupaciones se intensifican cuando se observa el crecimiento de la población mundial la que sobrepasará los 9 mil millones de personas para el 2050.

La escasez de alimentos será inevitable y se verán afectadas todas las naciones del mundo ¿Se avecina una crisis mundial? ¿Estamos viendo los comienzos de la escasez de alimentos? ¿Qué hay detrás de esta tendencia y hasta dónde nos lleva? Son las preguntas que deben responder los gobernantes de turno de todas las naciones del mundo.