Menú de categorías

| Dic 9, 2011 | Periodista del Barrio

Motociclistas, respetemos los andenes

La invasión de andenes por parte de motociclistas domiciliarios es un problema frecuente en Bucaramanga.

La invasión de andenes por parte de motociclistas domiciliarios es un problema frecuente en Bucaramanga.

Es imperdonable ver cómo los motociclistas domiciliarios día a día se pelean por tomarse cualquier rincón de la ciudad para llegar primero a sus trabajos.

Independiente de entender que es un trabajo como cualquier otro y que es un medio de sustento para muchas familias, no podemos olvidar que existen unas normas de tránsito que debemos cumplir, tanto los peatones como los conductores de motos o vehículos.

Pero lo que no se puede olvidar es que existen los andenes y que estos fueron creados para la gente.

Esto es lo que no hemos podido ver en la calle 42 entre carreras 31 y 33.

Allí se observa, sobre todo los domingos y festivos, a los domiciliarios quienes para gastar menos tiempo y combustible se bajan por los andenes de la calle 42 (que es subiendo) para entregar los pedidos de un restaurante de la zona.

El orden debería empezar por los dueños del restaurante, quienes los contratan, y pedirles que sean ejemplo de orden en la ciudad.

Esta es una labor social que podemos hacer todos por el bienestar y el civismo de la gente.