Menú de categorías

| Feb 3, 2012 | Tendencias

Que el cepillado no sea un problema

Es importante llevarlos a donde un odontólogo que les hace limpieza y cepillado de una forma profesional y los adecua a visitar el consultorio por prevención.

Es importante llevarlos a donde un odontólogo que les hace limpieza y cepillado de una forma profesional y los adecua a visitar el consultorio por prevención.

Mandar a los niños a cepillarse los dientes resulta siendo para los padres de familia una tarea más complicada de lo que parece.
Pero, ¿por qué es tan difícil que los niños tomen el cepillado de las dientes como un hábito? ¿qué tanto hacen los padres para que los niños tengan una higiene oral aceptable?
Gente de Cabecera conversó con Claudia Marcela Pinzón Camacho, odontóloga de la Universidad Santo Tomás y docente de esta misma institución, quien hizo algunas recomendaciones sobre este tema.

El ejemplo empieza por casa
El niño se fija con detalle si sus padres tienen el hábito de cepillarse los dientes, si estos no lo hacen será una tarea más difícil. Por eso es importante el ejemplo, pues facilita crear el hábito desde temprana edad.
Se aconseja a los padres ubicarse frente al espejo con el niño para tener control total sobre él y si se puede que también se cepillen para ellos ver y hacer los mismos movimientos.
También hay que hacerles seguimiento a las campañas que se ofrecen en los colegios, donde se ha intensificado este tema.

Es indispensable el uso de cremas para niños y no de adultos, pues estas son más picantes y desagradables a la hora de crear el hábito de limpieza oral.

Es indispensable el uso de cremas para niños y no de adultos, pues estas son más picantes y desagradables a la hora de crear el hábito de limpieza oral.

Desde bebitos
La higiene oral se puede realizar desde bebés, un ejemplo concreto que da la odontóloga es con los que se alimentan con leche materna.
“La leche materna viene cargada de azúcares que se quedan pegados en el paladar. Para esto la madre puede usar una gasa y con agua hervida o de botella limpiar las encías y el paladar, con el cuidado de no introducir mucho el dedo en la boca del bebé. Esto ayuda en la limpieza y al tiempo crea el hábito en el bebé que va acostumbrándose a que hay que introducir algo en la boca para limpiarse”, explicó.

El tema de los cepillos y las cremas
En el mercado existen cepillos para todas las edades de los niños, lo que se convierte en ventaja para los padres a la hora de elegir uno.
Existen cepillos siliconados para bebés de cero a tres meses que tienen formas y detalles que se adecúan a la boca.
Generalmente a los 7 meses empiezan a asomarse los primeros dientes (los de abajo) que requieren de un cuidado especial pues entre ellos se empiezan a quedar partículas dulces de los suplementos alimenticios.
El mercado también ofrece cremas para niños, pero se recomienda cuidado a la hora de comprarlos para que no tengan fluor.
“Los niños se comen el fluor que puede tener cierto grado de toxicidad para ellos. A partir de los 7 años se recomienda usar crema con fluor, pues ya los niños son conscientes de no tragarse la crema”.

Los odontólogos recomiendan el cepillado de los dientes tres veces al día para niños des-de los 7 años y para los más pequeños dos veces (al levantarse y acostarse).

Los odontólogos recomiendan el cepillado de los dientes tres veces al día para niños des-de los 7 años y para los más pequeños dos veces (al levantarse y acostarse).

Un truco…
Si resulta complicado mandar a los hijos a cepillarse los dientes, puede hacerse un tipo de negociación. Hay también en el mercado enjuagues bucales que tinturan los dientes donde hay placa bacteriana, esto llama la atención de los niños, pues al ver dónde hay placa se les invita a cepillarse los dientes.

Recuerde…
El cepillado de los dientes se hace tres veces al día para niños desde los 7 años y para los más pequeños dos veces (al levantarse y acostarse).

Los dulces y más comidas…
Si va a darle a los niños dulces, preferiblemente que sean chocolates que se diluyen y no bombones o chicles que tienen partículas que quedan pegadas en las paredes de los dientes y no se disuelven con la saliva.
Hay alimentos que ayudan a limpiar los dientes durante el día, ellos son: manzanas, duraznos o zanahorias.

¿Por qué el cepillado?
Es importante mantener una buena higiene oral desde pequeños para evitar caries.
En los bebés por ejemplo se recomienda la limpieza para evitar que las partículas de comida que quedan en las encías se filtren y creen problemas posteriores en las encías y la salida de dientes.
Cuando ya tienen dientes si no se tiene una buena higiene bucal puede aparecer caries provocando así la caída del mismo.

Comentarios