Menú de categorías

| Mar 30, 2012 | Punto de Vista

¿Cuántas víctimas faltan?

FABIO EDUARDO PEÑA G. / EDITOR GENTE

FABIO EDUARDO PEÑA G. / EDITOR GENTE

Las páginas judiciales de los periódicos se llenan todos los días con fotos, titulares y textos de noticias referentes a accidentes de motociclistas.

Día a día el número de muertos y heridos por colisiones o incidentes de diversa índole crece sin que hasta el momento se haya visto una acción preventiva permanente y efectiva.

En muchas ocasiones se trata de imprudencia de los mismos conductores de estos velocípedos, en otras, de errores de quienes están al volante de autos y camiones y, en algunas más, de obstáculos en las vías como huecos, zanjas, alcantarillas etc.

Sea cual sea el motivo, lo cierto es que las cifras de accidentes de motociclistas son aterradoras, dejando a su paso una estela de dolor en muchas familias, de cuantiosos daños materiales y de daño a la economía de muchas familias y de la ciudad.

Pese a todo lo anterior –insisto- no se ha visto que se tomen las medidas respectivas.

El problema tiene muchas aristas y salpica a muchas instituciones que deberán unir esfuerzos para contrarrestar esta difícil situación.

Distribuidoras de motos, medios de comunicación, entidades de salud, instituciones de educación, padres de familia, empresas privadas, pero sobre todo gobierno, debemos hacer algo para disminuir estos altos índices de accidentalidad.

Un motociclista muerto o herido representa, además de un profundo dolor, un desajuste en la economía de una sociedad.

Con campañas educativas, controles eficaces, y mucha cultura se puede contrarrestar este flagelo que nos azota a todos.