Menú de categorías

| Mar 16, 2012 | Columnistas

El costo de la educación superior

A nadie le queda duda de que la educación en una buena universidad de Colombia es una buena inversión.

Una pregunta que se hacen muchos padres de familia es ¿qué es mejor, que el estudiante se endeude y pague después o que los padres hagan esfuerzos sobrehumanos para costear la carrera de sus hijos?

La respuesta más acertada es: cuando la universidad es buena y goza de buen prestigio, tiene más sentido financiero que el estudiante se endeude y así le evita a la familia endeudarse.

La cuenta para saber si se justifica endeudar al estudiante en vez de la familia de toda manera es sencilla: si la cuota mensual del crédito es menor que el salario del enganche del recién egresado es mejor que la deuda la asuma el estudiante, pero cuando eso no ocurre se debe regresar al esquema de que la familia participe en parte o en toda la financiación.

La deuda para los estudiantes aunque sea parcial tiene un efecto adicional y es que impone una cierta disciplina para quienes tomen el crédito en términos de que a veces deban sacar promedios mínimos de notas, además de una sensación de responsabilidad por su propio futuro.

A la hora de endeudarse para costearse la educación superior deben enfrentarse a la disyuntiva: ¡Pago yo como padre o pagan ellos!

Por: Banar Monte De Oca.