Menú de categorías

| Mar 30, 2012 | Columnistas

La cultura del espere

Juan Manuel Amado Martínez

Juan Manuel Amado Martínez

Me ha cuestionado por estos tiempos escuchar a la mayoría de personas palabras como “espere” “aún no” “fue sin querer” o simplemente salen con “es que estaba haciendo una cosa”…. Pero no la especifican.

Lamentablemente vivimos en una cultura del ‘espere’. Viendo desde una óptica realista a los colombianos siempre tienen la palabra perfecta y ni qué hablar de las excusas.

Lamentablemente nuestros antecesores nos han enseñado a decir “espere” y siempre tener una excusa para no presentar un trabajo, para llegar tarde a un sitio inclusive hasta para ir al baño. Y es que ni los médicos se salvan del “espere” o no les resuena el “qué pena pero tiene que esperar, el doctor no ha llegado, por favor siga y tenga la amabilidad y espere”, aun peor, está usted “esperando” y la secretaria se va, entonces: siga esperando.

Veo a estudiantes que siempre tienen algo qué decir cuando se deja un trabajo y no lo traen a tiempo o bien “espere a que se le olvide al maestro o “espere” a que se me dé la gana de presentarlo”.

La ley del “espere”, “se me olvidó”, “estaba haciendo una cosa” se ha generalizado tanto que inclusive nosotros hemos caído en esa cultura.

Es común en el diario de una empresa escuchar a aquel que se le había asignado una misión decir “ay qué pena pero es que estaba haciendo una cosa” “espere”….

Parece que la gente perdió el sentido de actuar, de ejecutar, de hacer y es que ahí está el gran problema ¿por qué “esperar” en vez de hacer? ¿Por qué no dar una idea sin “esperar” a ver el otro que dice?

Qué afortunados seriamos los colombianos si ‘hiciéramos’ en vez de esperar, que rico sería para una empresa tener personas que se adelanten a su trabajo y no tener la excusa de “estaba haciendo algo”

Yo “espero” que si leyó el artículo deje de “esperar” y “actué” dejemos la pereza mental y física, realmente ese es el cáncer de nuestro país, no sea traidor con usted mismo y proponga, actúe y ayude al país.

Por:  Juan Manuel Amado Martínez.