Menú de categorías

| Abr 13, 2012 | Histórico

Desastre aéreo en el cerro de Pan de Azúcar hace 47 años

Así se observaba el sector de Pan de Azúcar y Terrazas en los años sesenta. (Foto de Carlos Eslava)

Así se observaba el sector de Pan de Azúcar y Terrazas en los años sesenta. (Foto de Carlos Eslava)

En su programa de Caminatas Culturales Gente de Cabecera recorrió el sector donde hace 47 años se presentó un accidente aéreo. Tres personas que vivieron la tragedia nos cuentan su relato.

El 17 de octubre de 1965 quedó en la historia de Colombia como el día en que se registró el primer accidente aéreo de dos aeronaves comerciales en pleno vuelo.

Así registró Vanguardia Liberal el hecho, en el seguimiento noticioso más importante de la época.

Así registró Vanguardia Liberal el hecho, en el seguimiento noticioso más importante de la época.

El hecho se presentó en territorio santandereano, más exactamente entre los barrios Pan de Azúcar, Terrazas y La Floresta, del sector de Cabecera del Llano de Bucaramanga.

Ese día, pasadas las diez de la mañana, el avión DC3 de matrícula HK118 que procedía de Bogotá con 16 personas abordo colisionó en el aire con una avioneta Piper HK-922, que había salido del antiguo aeropuerto Gómez Niño, situado en donde hoy queda la Ciudadela Real de Minas.

Diversas versiones se tejen alrededor de este lamentable accidente, pero la mayoría apunta a que el piloto de la avioneta, Víctor Alarcón Carreño, había salido a dar una vuelta en la aeronave para saludar a su novia que vivía en Terrazas.

En ese momento el avión de la empresa Avianca hacía un sobrevuelo por la ciudad antes de encaminarse hacia la pista del antiguo aeropuerto Gómez Niño.

En cercanías de Terrazas, la avioneta tocó el ala del avión. La pequeña nave cayó en picada, mientras que el DC3 buscó caer en una zona despoblada.

Gilberto Camargo, María Mercedes Cáceres y Darío Gutiérrez vivieron la tragedia desde sus casas.

Caían pedazos del avión

Gilberto Camargo

Gilberto Camargo

En la placa de su vivienda ubicada en el barrio Antiguo Campestre, Gilberto Camargo Amorocho vio parte de los hechos.

“Yo recuerdo que el día anterior hubo un desfile de muchas avionetas.

Bucaramanga era famosa porque casi todas las fincas alrededor de la zona del Magdalena Medio y del río Lebrija tenían avionetas. Entonces el aeropuerto era lleno de pequeñas aeronaves.

Esa noche del sábado hubo una fiesta en el Campestre. Dicen que allí el muchacho Alarcón (piloto de la avioneta) se tomó unos tragos y al parecer tuvo algún problema con su novia.

Al día siguiente yo estaba sobre la placa de mi casa y vi que caían pedazos de algo desde el cielo. Pensé que el avión había cogido chulos.

Pero después vi el avión seguir y caer en el cerro”.

Chocaron y el avión cayó en picada

María Mercedes Cáceres

María Mercedes Cáceres

María Mercedes Cáceres Calderón era apenas una niña cuando sucedió la tragedia.

Vivía en Cabecera del Llano desde donde se podía observar el cerro de Pan de Azúcar con sus siglas P de A, todo Terrazas y sus alrededores.

“Mi hermana Estela le estaba amarrando los zapatos a mi hermano Cuco. Yo estaba parqueada en la ventana. Todos estábamos en cuarentena porque teníamos paperas.

Mi mamá y mi papá estaban arreglándose para ir al aeropuerto a recoger a mi tía Bernarda que se había ido a Miami.

Bernarda Cáceres de Obregón era la única hermana de mi papá Josué Cáceres.

Desde la casa de nosotros yo podía ver la montaña y los aviones que pasaban.

El muchacho Alarcón tenía la costumbre de pasar la avioneta por encima de la casa donde vivía su novia.

El avión venía hacia el occidente y la avioneta por el mismo lado. Entonces sus alas chocaron.

Cuando yo me asomé a la ventana vi los aviones y grite´:

‘¡Se chocó un avión, se va a caer un avión!’.

El avión hizo un giro y cayó de picada.

Nadie me creía. Fue cosa de segundos. Luego sonó algo fuerte, como cuando explota una bomba, dejando una gran cortina de humo y llamas.

Los medios de comunicación nacionales también registraron el evento

Los medios de comunicación nacionales también registraron el evento

Mi mamá se fue a buscar a mi tía Bernarda.

Cuando llegaron vieron personas colgadas de los árboles aún en las mismas sillas del avión. Había cabezas y pedazos de miembros por todos lados.

Mi tía quedó destrozada. Solo se pudo identificar por una pulsera de oro que ella tenía que decía BC de Obregón.

La gente fue desalmada llegaron a robar las maletas y los artículos que quedaron regados por la montaña.

Dos días después me pasó algo que no entiendo. Timbró el teléfono y cuando contesté era la voz de mi tía Bernarda que dijo:

– ‘Hola Josué soy Bernarda.

Yo le dije:

– ¿Usted no está muerta?’ y quedé paralizada”.

El ruido del motor aún me retumba

Darío Gutiérrez Parra

Darío Gutiérrez Parra

Darío Gutiérrez Parra vivió muy de cerca el choque de las aeronaves. Su casa, ubicada en Terrazas, fue recorrido del avión y punto cercano de la caída de la avioneta.

“Yo tenía unos trece años cuando ocurrió ese accidente.

Yo estaba embolando los zapatos, cuando dije ¡Uyy están botando papeles!

De pronto sentí que el avión hizo un ruido tremendo con el motor y atravesó todo el barrio Terrazas.

Pan de Azúcar era un socavón solitario, entonces pensé que el avión se había ido a aterrizar allá.

Luego sonó una explosión terrible y todo el mundo corrió hacia allá.

Vi a mucha gente robando, con las manos llenas de relojes y anillos. Otros locos con ropa interior botándola por todos lados.

Mi papá y los Montoya ayudaban a identificar cadáveres.

Los bomberos no podían subir porque se había formado un tremendo trancón.

El olor a carne asada y a droga quemada era impresionante.

Uno veía dentaduras botadas, pies, manos, fue un trauma muy duro.

Al frente de mi casa cayó la cola del avión.

Con Jorge y Hernando Durán pensamos que la avioneta había quedado atrás y nos fuimos a buscarla. Entonces, la encontramos en la primera casa donde hoy empieza La Floresta. Ahí cayó la avioneta.

El cuerpo del piloto estaba bocabajo.

El trauma fue muy grande.

Todavía tengo grabado el ruido del motor del avión en mi cerebro.

El piloto hizo una gran faena para no caer en Terrazas y ocasionar una tragedia más grande”.

Víctimas

La caminata sirvió para conocer los testimonios de quienes en esa época vi-vieron de cerca la tragedia.

La caminata sirvió para conocer los testimonios de quienes en esa época vi-vieron de cerca la tragedia.

Tripulación del HK 118 de Avianca:

Piloto, capitán Rafael Piñeros

Copiloto: Enrique Vesga

Auxiliar de vuelo: José Joaquín Orrantía.

Pasajeros: Jaime Castañeda, Jaime García Salazar, Manolo Rómulo Izquierdo, Guillermo Mejía Gutiérrez, Bernarda Cáceres, Carlos Sánchez Galvis, Carlos Julio Ramírez Moncada, Gilma Castellanos de Rojas, David Worthalter, Hernando Ruiz Zárate, Delia Medina, Carlos Julio Rodríguez.

Piloto de la avioneta Pipper HK 922: Víctor Alarcón.

Así fue la Caminata Cultural del 31 de marzo de 2012
Así fue la Caminata Cultural del 31 de marzo de 2012
Así fue la Caminata Cultural del 31 de marzo de 2012
Así fue la Caminata Cultural del 31 de marzo de 2012
Así fue la Caminata Cultural del 31 de marzo de 2012