Menú de categorías

| May 11, 2012 | Tendencias

Haga de su hijo un triunfador

“El hijo cree mucho en lo que el papá o la mamá diga. Muchas veces nuestros conocimientos son errados o nuestras creencias están basadas en experiencias equivocadas”, aseguró la autora del libro ‘Haga de su hijo un triunfador’.

“El hijo cree mucho en lo que el papá o la mamá diga. Muchas veces nuestros conocimientos son errados o nuestras creencias están basadas en experiencias equivocadas”, aseguró la autora del libro ‘Haga de su hijo un triunfador’.

Por estos días en que celebramos y enaltecemos a ese grandioso ser que nos guía a través de nuestros más difíciles momentos y nos aterriza durante los triunfos, que nos acompaña, nos corrige, e incluso contra nuestra voluntad o merecimiento, es incondicional frente a nuestras necesidades, quisimos dedicar este espacio a las madres. Y qué mejor forma de hacerlo que proporcionándoles información de su interés como los son las normas para hacer de sus hijos personas triunfadoras.

La psicóloga y madre, especialista graduada con honores en Bioprogramación de la Fundación Fénix de España, Fabiola Roa de Robles de Medina, autora del libro ‘Haga de su hijo un triunfador’ explicó en qué consiste la programación neurolingüística de los hijos. “Nuestra mente es como una computadora con unas ventajas enormes, por ejemplo, almacenaje ilimitado. A través de las palabras y las experiencias diarias se puede programar el subconsiente y de esta manera predisponer a los jóvenes a ciertas tendencias favorables que los harán más competentes en áreas determinadas”.

“Si teniendo la posibilidad de elegir nos conformamos con lo que nos toque estamos cayendo en el error más grave de todos porque así nos convertimos en víctimas del destino”.

Los alcances de la programación

“Nosotros programamos inconscientemente a nuestros hijos y eso genera la descomposición social que vemos ahora. Algunas veces el padre o la madre, por problemas de cualquier tipo, hablan cosas delante de los niños que no deberían, esos temores y sentimientos negativos expresados van a quedar plasmados en el subconsiente de los menores, programándolos negativamente”.

La autora del libro explicó que “así los padres entiendan la importancia que tienen durante el proceso de formación de sus hijos y así estén dispuestos a ser los mejores padres, este tipo de ejercicios nunca sobran porque cubren áreas que nosotros también formamos sin darnos cuenta. ¿Qué mejor que ser consiente de cada idea y traspasamos a nuestros hijos? Si nosotros no tenemos el programa adecuado, así nuestra mente apunte a cosas grandiosas, no podremos tener acceso a eso que deseamos”.

“Cualquier madre está en capacidad de generar la programación consiente. Todo en la vida se aprende y para las mamás esto significa antes que nada disciplina”.

El error más común podría ser el más negativo

“Muchas veces hablamos lo que no debemos delante de los niños o nos quejamos de cosas que constituyen una datos que a ellos no les corresponde conocer, hay información a la que los niños no deben tener acceso”.

Otro de los mayores desaciertos está contenido en la violencia intrafamiliar. “Este tipo de marcas son muy difíciles de desprogramar. Hay que evitar ese tipo de actitudes frente a los hijos así como las palabras soeces o las mentiras. Cuando tocan a la puerta y le decimos al niño, mi amor si es tal persona no estoy, estamos programando un mentiroso. El mensaje que recibirá el subconsiente será: mentir está bien porque mamá o papá lo hacen”.

“Cuando los papás se quejan constantemente de que no hay plata, de que están mal económicamente o que no les alcanza para nada ayudan a programar a una persona con dificultades económicas”.

 

Lo que se recomienda

“Inculcarle al niño la importancia de una vida espiritual rica y abundante. Enseñarle a conocer a Dios. Que hay leyes en el cielo y también en la tierra que no se pueden violar. Que en la vida recogeremos lo que sembramos y por eso es importante que las acciones estén encaminadas a lo que se busca”.

“Esta programación es importante para formar a personas consientes, más humanas y cercanas a la realidad y a los efectos de sus actuaciones en un grupo determinado. Allí, en el mundo que querrán formar estos niños programados positivamente, los valores humanos serían recobrados y de esta manera podríamos conformar sociedades de éxito”.

Aptitudes y actitudes

De acuerdo con la experta, la programación neurolingüística es un método tan acertado que puede incluso incidir en los gustos y preferencias de los niños. “Mediante estos ejercicios usted podrá hacer incluso que su hijo prefiera las frutas y verduras en lugar de la comida chatarra. Adicional a inculcarle su anhelo por el éxito y una sociedad cargada de valores, también se puede lograr una persona con costumbres sanas”.

Comentarios

  1. Gerardo dice:

    Vivo en Bucaramanga, Donde puedo conseguir el libro???
    y si hay alguno también para prepararnos para ser excelentes abuelitos?
    gracias.