Menú de categorías

| Jun 15, 2012 | En estas calles

Campaña contra la ‘cacería’ de gatos

Estos son algunos de los gatos de Orlando Beltrán, quien denunció la pérdida de dos de los siete felinos que tiene en su vivienda.

Estos son algunos de los gatos de Orlando Beltrán, quien denunció la pérdida de dos de los siete felinos que tiene en su vivienda.

A raíz de la desaparición y posterior muerte de gatos en Los Cedros, se iniciará una campaña en el sector para combatir esta problemática.

La cruzada liderada por el docente Orlando Beltrán Quesada, mediante la Asociación Defensora de Animales, iniciará la semana entrante y consiste en la repartición de boletines en los barrios Los Cedros y Pan de Azúcar altos y bajos.

Aunque muchos de estos casos no han sido denunciados ante las autoridades porque no se tiene claro el autor de los hechos, la comunidad comenta y cree que sí hay una persona empeñada en asesinar a estas mascotas.

Por eso la campaña ofrece una recompensa de 30 mil pesos para quien denuncie al culpable.

“Además se quiere invitar a los propietarios de gatos a castrar a los machos y esterilizar a las gatas para evitar los ruidos que ellas, cuando están en calor, producen en sus intercambios con los gatos”, dijo Orlando Beltrán, quien de sus siete gatos que tiene en casa ya se le han desaparecido dos.

“Vivo hace ocho meses en bajos de Pan de Azúcar y he notado que hay mucha gente que quiere a los animales, pero también se ve gente que no, que les molesta mucho por ejemplo el ruido que ellos hacen de noche. Es importante saber que matándolos no se está atentando contra los derechos de los animales sino que se está violando parte del Código Penal, pues se estaría incurriendo en violación del espacio y propiedad privada, ya que las mascotas hacen parte de las tenencias privadas de las familias”, manifestó el docente quien agradece a la comunidad que se quiera unir a la campaña.

Antecedentes

En julio de 2010 residentes de la carrera 39ª con calle 41 de Cabecera denunciaron el envenenamiento de tres perros. Al parecer les habrían puesto unas gotas de raticida en pan que luego los animales tragarían.