Menú de categorías

| Ago 10, 2012 | Gente de Aquí

Sergio le puso color a sus sueños

Sergio Serrano es un empresario del calzado juvenil y colorido de la ciudad. (Foto Mauricio Betancourt )

Sergio Serrano es un empresario del calzado juvenil y colorido de la ciudad. (Foto Mauricio Betancourt )

Un collar de botones se convirtió en la primera idea de negocio de Sergio Andrés Serrano Ríos.

Fue a los 8 años, cuando practicaba la natación y gracias a su habilidad logró vender muchos de ellos a sus compañeros de deporte y colegio.

Pero su impulso por las transacciones no paró allí. Con papel reciclaje se ideó álbumes fotográficos que vendía a sus amigos, luego junto a su mamá viajaba a Medellín para comprar y vender ropa y joyas. Más tarde entró a un multinivel para vender pastillas para la gasolina y finalmente se metió al cuento que quería y en el que hoy se mantiene  más firme que nunca, el de los zapatos.

Así de inquieta ha sido la vida de este joven de 23 años quien además de ser el célebre del colorido de la marca Alicia Wonderland, se estrena desde hace pocos meses como ingeniero mecánico en la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, CDMB.

Sabe que su vida no es igual a la de otros jóvenes de su edad. Lejos de su rutina están las rumbas, discotecas y paseos pues su papel de empresario adquirido a tan corta edad no se lo admiten.

Édgar Serrano y Marta Ríos, sus padres, han sido siempre su apoyo absoluto pues además saben con experiencia sobre el negocio del calzado.

“Siempre me interesé por estar en la fábrica pero me sacaban y me decían que debía era estudiar otra cosa”, dijo.

Pero un día de 2009 le pudo la rebeldía y vio su oportunidad de innovar un pedido de tenis que ellos tenían listo para enviar a una cadena de almacenes.

La familia Serrano Ríos ha trabajado duro en el mercado del calzado y en el sueño de Sergio.

La familia Serrano Ríos ha trabajado duro en el mercado del calzado y en el sueño de Sergio.

“Eran de combate y así como estaban no me los podría. Pensé en hacerles un ajuste y le conté a mi papá pero no le gustó mucho la idea, sin embargo mi mamá sí me llevó la cuerda. Entonces ella me acompañó a buscar en lo que quería recorriendo el Centro de Bucaramanga hasta que dimos con Rodrigo Garcés quien me mostró los materiales que necesitaba para darle vida a la idea que tenía en mente”, explicó sobre su primer par de tenis que estuvo listo el 2 de mayo de 2009, unos clásicos amarillos.

Y así nació su primera colección de ocho pares de clásicos.

Llegando a la cima

Con una cámara que no alcanzaba los 4 mega pixeles tomó sobre una teja de su casa las fotos de este primer trabajo y en un programa gratuito de internet las editó. Ya estaban listas para subirlas a Facebook donde estaría escondido parte de su éxito.

“Vendí mucho por este medio, por encargo. Con las fotos la gente comentaba bastante del colorido y diseño, me pedían más y más al punto de trabajar solo con el voz a voz”, dijo Sergio.

Sus productos llegaron hasta los ojos de Pirry, socio de Latin Lover quien le permitió venderlos en su tienda. Y este fue otro trampolín a la fama.

Silvia Becerra, exseñorita Santander y David García han sido los fieles modelos y amigos de Sergio.

Silvia Becerra, exseñorita Santander y David García han sido los fieles modelos y amigos de Sergio.

“En el Santander Fashion Week ellos tuvieron un desfile y les quedaron mal con los zapatos y me pidió que le llevara unos, eso fue a última hora. Y fue la sensación, a la gente le gustó mucho y me fui dando a conocer”.

Su instinto por innovar continuaba y entonces junto a los dueños de Urbano crearon  Lahouse Colectivo, un sitio donde vendían sus productos distintas marcas del departamento.

Pero seguía dándole vueltas en la cabeza la idea de independizarse y tener su propia marca no solo de zapatos sino de camisetas, bolsos, ropa interior y marroquinería; y con más inversión familiar nació la tienda que en 2011 abrió sus puertas en Cabecera y meses después en Barrancabermeja.

Todo entre familia

La empresa que hoy lidera Sergio nació y es un emporio familiar.

Sus productos ya han estado en las pasarelas del Santander Fashion Week.

Sus productos ya han estado en las pasarelas del Santander Fashion Week.

Mientras doña Marta se ocupa de la parte financiera, don Édgar de la fabricación de los zapatos, Sergio de los almacenes, diseño e imagen de la empresa y Paula Alejandra, quien tiene 13 años, es el motor de la familia.

“Es muy viva y la mejor vendedora. Es nuestro complemento. Sabe vender y lo hace todas las vacaciones porque le encanta”.

Moda, color, estilo, calidad y comodidad son las 5 premisas que caracterizan el trabajo de Sergio.