Menú de categorías

| Ago 3, 2012 | Gente de Aquí

Un ‘maestro’ del pincel

Plásticas e Historia del Arte en la Universidad Pontificia Bolivariana. ( Fotos Javier Gutiérrez).

Plásticas e Historia del Arte en la Universidad Pontificia Bolivariana.
( Fotos Javier Gutiérrez).

Su juguete favorito es la motocicleta, en especial la cuatrimoto que no deja ni en sus paseos familiares. Pero aunque le excite disfrutar del aire fresco y de la libertad que produce el conducir este vehículo, no es mayor que la pasión por la pintura que lleva desde los 6 años.

Se trata de Cristhian Toledo, el artista de los pinceles, los óleos, las brochas y la pedagogía.

Son estas habilidades las que han hecho que su nombre quede en la memoria de los cientos de alumnos que pasaron por sus aulas buscando delinear su futuro artístico.

Al cumplir 47 años este bumangués recuerda que desde muy pequeño no salía a la calle y se encerraba a investigar y a pintar.

“Era medio inventor, medio loco. Me gustaba empaparme de pinturas y aprovechaba que mis papás me dejaban una pared para que hiciera allá lo que quisiera y cuando me aburría de lo que hacía pintaba la pared de blanco y empezaba algo nuevo. Los regalos que en esa edad pedía eran vinilos, pinturas y brochas”, narró.

La adolescencia le llegó luego con su arranque por las motos gracias que el padre de un amigo las vendía y con una llama de emprenderismo.

Entonces junto a primos y demás familiares montaron una empresa de publicidad y aprovecharon su talento para pintar sobre paredes, que para la década de los 80 era el medio más apetecido para dar a conocer los negocios.

Seducido por la docencia

Su esposa Alba Rocío Castro Madero ha cumplido un papel importante en su carrera artística.

Su esposa Alba Rocío Castro Madero ha cumplido un papel importante en su carrera artística.

Aunque el arte le ha invadido la vida por completo, supo que debía formarse, por eso desde los 12 años entró al Dicas, Dirección de Cultura Artística de Santander perteneciendo luego a la generación del semillero de artistas del departamento.

Por su destreza alguien lo recomendó para dictar clases de dibujo en el Sena, además de las que ofrecía a domicilio.

Y entonces fue tomando forma su vida como docente pues luego fue uno de los profesores con más aceptación de los alumnos en Cajasán, tanto en el colegio como en el área cultural de la institución.

“Aprovechando este momento de éxito entre los alumnos que lo buscaban y querían mucho decidimos ‘despegar’, independizarnos y crear nuestra propia escuela, y así en 2004 nació ‘Maestros”, dijo Alba Rocío quien ha estado de lleno en este proyecto profesional y familiar.

AMOR DE NIÑOS

Lleva más tiempo de haber conocido a Alba Rocío Castro que el tiempo que pasó sin saber de ella.

Es su amiga de infancia, socia, parcera, confidente, la madre de sus hijos… y su esposa. Sus vidas se tropezaron desde que apenas cumplían 6 años y desde entonces no se han separado.

“El amor de niños sí existe y con nosotros se cumple”, dijo entre risas y satisfacción el pintor.

Al pintor le gusta compartir con sus alumnos experiencias personales y profesionales.

Al pintor le gusta compartir con sus alumnos experiencias personales y profesionales.

“Estamos juntos como compañeros hace 30 años pero nos casamos hace 14. Decidimos hacerlo hasta que ya cumpliéramos nuestro proyecto de vida. Recuerdo que compramos el apartamento y comprábamos las cosas y las dejábamos allá, pero cada uno seguía viviendo con sus papás. Fue y es una relación bonita, que nació en la época en que solo estaba el teatro Rivera y la heladería Titanic para ir a pasear…”.

Los frutos de este amor se ven en Fernando e Isabella, que aunque tienen el talento, “no han tomado la pintura en serio… “, como dice su madre.

HOMENAJE A ‘MAESTROS’

Para exaltar la labor de estos primeros 8 años, Cristhian Toledo hace un libro en el que figuran 68 exalumnos de la academia.

“Él decía que quería dejarle a Bucaramanga un libro, un patrimonio emocional, porque esto no es un libro que le interese a todo el mundo sino a los que salen ahí y a nosotros”, dijo Alba Rocío.

En sus páginas el libro tendrá la reseña del artista y de los 68 pintores jóvenes y adultos que fueron seleccionados para este proyecto.

Aunque no han terminado de editarlo, esperan poder presentarlo junto a las pinturas reales de los 68 autores en un sitio cultural de la ciudad.