Menú de categorías

| Sep 7, 2012 | Columnistas

La comuna 12 y el caminar

Es muy satisfactorio saber que contamos con una comuna copada de rutas para fomentar la práctica más antigua del hombre: caminar.

En primera medida resaltamos el parque La Flora, allí la CDMB ha dado bastante importancia a senderos con clorofílicas rutas y circuitos para todos los gustos. Es muy satisfactorio encontrar por día, casi medio millar de practicantes, quienes desde la 5 a.m. están ingresando.

También es grata la colaboración de algunos propietarios de predios rurales ubicados en los bosques orientales que han construido servidumbres y permiten el paso del caminante, haciendo más amenas las rutas de la ciudad, como las que nacen en los parques San Pío y Los Leones, y quienes empatan con los senderos del Alto de los Padres, Veredas San José, Gualilo, La Malaña y Santa Bárbara.

En total tenemos 45 kilómetros en sendas rurales para disfrutarlos. Estos recorridos se deleitan más haciéndolos en grupo. Aun recuerdo al Grupo de Caminantes de Bucaramanga y Caminantes de Los Cerros, que desde hace 40 años es normal verlos madrugar todos los días.

El caminar y su práctica también tienen sus fundamentos para sacarle buen provecho. Para los principiantes se le recomienda caminar durante 15 días, mínimo 25 minutos diarios y a paso largo, y a medida que se vaya habituando el cuerpo va aumentando su distancia y tiempo.

Además de la preparación física es muy importante saber que se va a disfrutar lo que se hace, por eso la importancia de la actitud mental.

Se recomienda llevar morral con agua y refrigerio cuando la caminata supera las 2 horas, igual ropa y zapatos cómodos, gafas para el sol y sombrero.

Los que hemos caminado toda la vida sabemos lo grato que es para el cuerpo, alma y mente y más cuando se practica por senderos ecológicos o caminos reales, donde la cultura enriquece aun más la actividad. Hagamos del caminar otra estrategia para el buen vivir y ciudades con aire más puro.