Menú de categorías

| Sep 14, 2012 | Periodista del Barrio

Que pongan freno a las alarmas

Además del ruido constante de los pitos, los residentes de la calle 52 con 35A se quejan por las alarmas que en la noche se activan y per-manecen hasta cinco horas encendidas.

Además del ruido constante de los pitos, los residentes de la calle 52 con 35A se quejan por las alarmas que en la noche se activan y per-manecen hasta cinco horas encendidas.

Vivo en Cabecera III etapa y entre muchos de los problemas que tenemos como comunidad por falta de autoridad en la zona, uno de los más molestos y agobiantes son las alarmas de los establecimientos comerciales y/o bancos.

Semanalmente se turnan las enloquecidas alarmas que suenan por horas y nadie contesta.

Uno de los casos más dramático es el de la alarma de un almacén ubicado en la carrera 35A con calle 52 esquina.

El pasado 31 de agosto la alarma se disparó a las 3 de la madrugada y sonó por espacio de 5 minutos, repitiéndose cada cinco minutos, hasta las 8 de la mañana, cuando al parecer los dueños se percataron del estruendo.

Lo que más parece absurdo es que una alarma que está hecha para avisar al dueño sobre de la protección de su negocio – en este caso-, no es atendida por absolutamente nadie.

Me gustaría invitar a los dueños del almacén para que soporten el ruido estridente de una alarma que no para, no es atendida por nadie y que además afecta la tranquilidad y el descanso de todos los vecinos. ¿Donde están las autoridades en este tipo de casos?

Por: ELBA LUCÍA SEQUEDA/Periodista del Barrio