Menú de categorías

| Oct 12, 2012 | Tendencias

Consejos para tener un jardín envidiable

Por : Laura Rojas González

( Fotos Tomadas de internet )

( Fotos Tomadas de internet )

Gente habló con Ludy Rojas del viviero Follajes de Santander, quien ofreció para nuestros lectores una guía rápida que lo ayudará para que las plantas de su hogar, ideales para contrarrestar la fuerza del urbanismo, siempre estén bellas y sean más que un simple elemento decorativo.

 

La raíz

“Es importante no moverle la raíz. Cuando usted compra una planta y la transplanta lo ideal es que lo haga con el abono que trae, si va a quedar en una matera más grande pues hay que echarle más abono para rellenar pero la raíz y el sembrado que trae deben permanecer igual”.

 

El agua

“Lo indicado para las plantas, de cualquier especie, es que se les riegue hasta que la tierra quede húmeda, no empozada, si le echa mucha agua seguramente la dañará. Si la planta es de sol el riego debe ser diario, si es de sombra por ahí cada tres días”.

 

El lugar

“Cuando alguien compre una planta debe tener en cuenta el sitio en donde la va a ubicar. No se puede comprar una planta de sol y ponerla en la sombra o de sombra y dejarla en la intemperie porque va a morir”.

 

Nutrición quincenal

“A las plantas es necesario estarlas abonando. Hay un abono químico (una especie de pepitas pequeñas de color grisáceo) que contiene nutrientes que son ideales para ellas. Cada quince o veinte días hay que alimentarlas. No es necesario utilizar mucho, con una pizca extraída con las yemas de los dedos es suficiente. Puede aplicarlo picando el abono en el que está sembrada en un círculo alrededor del tallo, sin tocarlo, y sembrarlo ahí cubriéndolo con la tierra. Otra forma de utilizarlo es disuelto en agua”.

La experta en plantas aseguró que sí es cierto que a las plantas hay que hablarles y consentirlas. “Es totalmente cierto, en mi experiencia personal puedo decir que tenía una biflora que no florecía y yo la regañaba, le decía que me parecía el colmo y que no la quería por eso hasta que decidí consentirla, le decía que estaba hermosa y que la quería mucho y ahora está hermosa y entendí que realmente esta teoría tiene mucho sentido. Las plantas son seres vivos, que al igual que nosotros y los animales nacen, crecen, se reproducen y mueren. Ellas nos dan energía y tranquilidad, lo mínimo que podemos hacer por ellas es quererlas”.