Menú de categorías

| Oct 26, 2012 | Columnistas

Devolver lo que se consigue de manera fraudulenta

Fabio Peña

Fabio Peña

Las opiniones están divididas. Mientras unos piden que quienes hallan obtenido títulos de manera fraudulenta los devuelvan o les sean retirados, otros creen que lo ganado ganado está y punto.

Sin embargo, el ejemplo que están dando instituciones como la Unión Ciclística Internacional –UCI- y la organización del Tour de Francia, que han despojado de 7 títulos al estadounidense Lance Armstrong, por haber consumido sustancias prohibidas o dopantes, parece no replicarse en Colombia.

Aquí, lo que parecía una acción valiente de un presidente de equipo (Millonarios) que lanzó la propuesta de devolver dos títulos del fútbol por haberlos ganado con la mano negra de Gonzalo Rodríguez Gacha, terminó en un ‘reversazo’ bárbaro.

Tras alborotar el avispero y poner el candente tema sobre la mesa, muchos salieron a decir que eso no remediaba nada.

Pues bien, sí remedia y mucho, porque este tipo de acciones se convierten en ejemplo para las nuevas generaciones.

Despojar de títulos o de resultados (en el plano deportivo) que han sido ganados de manera ilegal manda una señal clara de que las cosas se deben ganar en franca lid. Dejar las cosas como están es inculcar la ilegalidad.

¿Qué tal esto aplicado a nuestra sociedad actual?

Condenar a los hampones que se han robado el erario, obligarlos a devolver los dineros y pagar una sanción moral, sería ejemplarizante para la sociedad, lo contrario es tender un manto de impunidad.

El deporte nos está dando un ejemplo que aplica a todos los estamentos sociales.