Menú de categorías

| Dic 21, 2012 | Punto de Vista

Navidad armónica

Llega de nuevo la época decembrina y muchos dan gracias a la Divinidad por las realizaciones y el estado actual positivo en todos los aspectos que componen al ser humano.

Algunos hacemos balances y lo que más satisface es saber que aún estamos plenos en salud, física, mental y bienestar familiar.

Dicen los expertos en autoestima colectiva que las personas que dan importancia al amor y a la amistad tienen mayor probabilidad de ser felices que aquellos escépticos sobre las relaciones sociales. Ese mismo optimismo también lo demuestran frente a las celebraciones de Navidad y Fin de año.

Otros cultivan nostalgia y tienen el hábito de pasar siempre en compañía de la familia, son días únicos del año con visitantes excepcionales y esporádicos.

Pero Navidad también es época de alerta amarilla, dicen los comités de Emergencias y Desastres, porque hay un común denominador que va paralelo a la alegría, el consumo de licor y los excesos gastronómicos.

Son tiempos propicios para los cambios en los estados de ánimo y si no hay práctica de normas sobre prudencia y prevención ante los peligros y vulnerabilidad que conlleva dichas fechas, con una facilidad se puede pasar de la alegría al dolor.

Es pues una invitación a pasar un fin y comienzo de año de manera armónica.

Se recomienda llevarla suave y con calma, mucho diálogo y aumento de los lazos familiares o de vecindad.

Estamos en días de oportunidades para dar vitaminas a la producción de capital social, donde la confianza, la reciprocidad y el compromiso por hacer una vida mejor tanto individual como colectiva son las premisas a cumplir.

Armonía es el equilibrio de las proporciones entre las distintas partes de un todo y su resultado siempre genera belleza.