Menú de categorías

| May 24, 2013 | ¿Qué pasa?

Refuerzan controles a ventas ambulantes

Esta es uno de los puntos que más preocupa a los vendedores que se forma-lizaron en Cabecera. Está ubicada en la calle 52 con carrera 33.

Esta es uno de los puntos que más preocupa a los vendedores que se formalizaron en Cabecera. Está ubicada en la calle 52 con carrera 33. 

El pasado 11 de mayo se cumplieron tres de las acciones de recuperación del espacio público adelantadas por la Alcaldía de Bucaramanga.

Los cambios que tuvieron algunas calles de Cabecera son notorios: más limpieza y andenes despejados para el paso de peatones.

Sin embargo en ciertos puntos se evidencia otro ambiente como la llegada lenta y silenciosa de nuevos vendedores de minutos con chazas sobre la carrera  33, el retorno ‘a goteo’ de artesanos pasadas las 6 p. m. al pasaje frente al Éxito y una venta de empanadas en la calle 52 que permanece inmóvil en sus labores.

Muchos de estos ‘reincidentes’ dicen que están allí debido a que no tienen más fuentes de ingreso y que las promesas que la Administración Municipal les hizo de reubicaciones y ayudas no se cumplieron.

“Nos quedamos esperando y no salieron con nada, es una mentira y como no podemos quedarnos así toda la vida nos tocó salir de nuevo a trabajar porque nosotros también tenemos una familia qué mantener”, comentó la dueña de una ‘chaza’ instalada en la carrera 33.

Al respecto Kadir Crisanto Pilonieta Díaz, defensor del Espacio Público, explicó que el Alcalde ya dio instrucciones para que el equipo jurídico del Municipio encuentre las fórmulas que permitan que los ex vendedores informales tengan fácil acceso a microcréditos del Instituto Municipal de Empleo y Emprendimiento de Bucaramanga, Imebu.

“El Gobierno Social seguirá realizando acciones que beneficien a este sector de la población. Debemos insistir en la conciencia ciudadana de no comprar en las calles para que los reubicados sigan en sus sitios legales de trabajo”, dijo Pilonieta.

Además, en el Comité de Movilidad reunido esta semana se decidió que “en las calles y parques no podrá haber loteros, tinteros, chanceros, vendedores informales y ‘maneros’ que son aquellas personas que venden en bolsas en los sectores ya restituidos”.

Kadir Pilonieta reiteró que quien sea sorprendida ocupando el espacio público le caerá el rigor de las normas del Código de Policía de Bucaramanga, que en su Decretos 0179 y 544, de 2012 menciona: “A quien insista en usurpar el espacio público se les decomisará la mercancía para su destrucción o donación a una institución altruista de Bucaramanga y además se le impondrán multas que van hasta los 10 salarios mínimos”.

En el separador de la avenida La Rosita entre las carreras 27 y 30 persiste la venta ambulante de comidas y tintos.

En el separador de la avenida La Rosita entre las carreras 27 y 30 persiste la venta ambulante de comidas y tintos.

Muchos vendedores tie-nen su ‘chaza’ y clientela fija, como en este caso de la calle 48 entre carreras 33 y 34.

Muchos vendedores tienen su ‘chaza’ y clientela fija, como en este caso de la calle 48 entre carreras 33 y 34.

En la carrera 33 persisten algunas ventas de minutos.

En la carrera 33 persisten algunas ventas de minutos.

Operativos nocturnos

Teniendo en cuenta que muchos de los ‘reincidentes’ lo hacen después de las 6 p. m. las autoridades extenderán acciones preventivas en horarios nocturnos.

Para esto se contará con el apoyo de la Policía y la Secretaría del Interior.

“La Administración Municipal no puede actuar sola, la Policía no puede actuar sola. Este es un compromiso de toda la ciudad, de todos los gremios, de todas las entidades, de la comunidad en general. No hay que comprar en calle para poder mantener una ciudad ordenada. Ese es el mensaje que les llevamos a cada uno de los bumangueses y las bumanguesas”, insistió René Garzón, secretario del Interior.