Menú de categorías

| May 3, 2013 | Columnistas

Urbanismo sanitario

Gilberto Camargo Amorocho. columnista de GENTE

Gilberto Camargo Amorocho

Históricamente el origen del urbanismo moderno se sitúa en las leyes del ‘urbanismo sanitario’ del siglo XIX, que propende por proteger a la población urbana de pestes y enfermedades y por implantar los servicios de abastecimientos de agua potable, saneamiento, normas sobre alineación de calles y ventilación de viviendas, etc.

Estas leyes surgieron por las malas condiciones de vida en las ciudades industriales y aparecen los primeros reglamentos de carácter sanitario.

Hoy en nuestras ciudades deben rescatar de nuevo esos conocimientos para aplicarlos en su planeación los próximos 100 años.

De nuevo han aparecido las malas condiciones, el hacinamiento y las altas densidades que nos llevan a una velocidad espantosa hacia el caos.

Es urgente que el alcalde y el Concejo hagan gestión al respecto y no inventen más excusas para no querer ‘coger el toro por los cuernos’.

Bucaramanga necesita con urgencia una planeación urbana que brinde condiciones de ciudad digna, donde todos los habitantes, incluido los urbanizadores, jalonemos por el mismo lado y mostremos al mundo que además de milagro económico también somos un ejemplo de convivencia armónica y desarrollo sostenible.

Son dos recursos claves en hacer ciudad: un primer paso es dar garantías de abastecimiento de agua por los próximos 100 años y dos saber racionalizar el uso del suelo.

En lo primero es comprender que la protección del Nudo de Santurbán es el mejor acto administrativo que debe tramitarse, allí esta la gran fabrica hídrica de este resto de siglo y no hay otro lugar que facilite tanto esta provisión.

No se necesita ser ingenioso, es escarbar raíces y aplicarlas.