Menú de categorías

| Sep 6, 2013 | ¿Qué pasa?

Carrera 33, destruida por las marchas

 

Uno de los establecimientos más afectados fue el Club Unión, cuya pared de la carrera 33 quedó llena de grafitis. La Gorda de Botero (a la derecha) tampoco se salvó

Uno de los establecimientos más afectados fue el Club Unión, cuya pared de la carrera 33 quedó llena de grafitis. (Fotos Tatiana Celis).

Fueron escasos los locales comerciales de la carrera 33 que se salvaron de las manos de los manifestantes de las marchas locales que apoyaron el paro nacional agrario la semana pasada.

La protesta que más huellas dejó marcadas en las paredes de almacenes de ropa, droguerías, centros de salud y restaurantes fue la del pasado jueves 29 de agosto en la noche, a la que jóvenes y adultos asistieron con faroles.

Ni siquiera la Gorda de Botero se salvó de la mano de las acciones de los manifestantes pues nuevamente la escultura volvió a recibir manchas de pintura, esta vez de aerosol en la base de mármol.

“Fue una jornada dura, porque nos tocó cerrar por más de una hora el negocio y esto representa pérdidas económicas, sobre todo por el horario de la tarde. No teníamos otra opción que encerrarnos pues venían con mecheras, había mucho humo y con aerosoles listos para rayar las paredes… ahora que ya pasó veo que dejaron la carrera 33 vuelta nada, parece una ciudad de vándalos. No entiendo cómo dicen pelear por un ideal, por una sociedad más justa y mejor si hacen lo contrario que es destruir la ciudad que es de todos, no tiene lógica”, dijo la propietaria de un almacén de ropa de la zona.

El clamor es común enlos comerciantes: “¿por qué pagar las consecuencias de otros y tener que sacar del bolsillo para pintar los daños de otros?”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.