Menú de categorías

| Oct 18, 2013 | Nuestra Gente

Sergio Nicolás Guevara, un ejemplo de disciplina

Aquí en una de las competencias de agosto, en Estados Unidos (tercer puesto). - Suministradas / GENTE DE CABECERA

Aquí en una de las competencias de agosto, en Estados Unidos (tercer puesto).

Se levanta todos los días a las 5:00 a. m. una hora en la que muchos de su edad están ‘en el quinto sueño’.

Media hora después Sergio Nicolás Guevara Castillo está dando brazadas. Luego espera las órdenes de su entrenador Hugo Reyes para continuar entrenándose pues por ahora solo tiene en mente estar en la parte más alta del podio del Campeonato Nacional e Internacional de Triatlón de Guatapé, Antioquia, en octubre próximo.

Así es como inicia sus días este joven de 20 años quien hace un año y tres meses encontró en este deporte un estilo de vida.

Semanalmente Sergio hace 20 mil metros de natación, 200 kilómetros de ciclismo y 50 kilómetros de atletismo. - Suministrada /GENTE DE CABECERA

Semanalmente Sergio hace 20 mil metros de natación, 200 kilómetros de ciclismo y 50 kilómetros de atletismo.

Muchos que lo conocen desde niño se admiran de sus logros deportivos de los últimos meses, pues como él mismo lo dice, nunca practicó ningún deporte y en el colegio solo se limitó a cumplir con los ejercicios que el profesor de educación física ponía en las clases.

Entrenar y entrenar. Eso es lo único que mueve a Sergio desde diciembre de 2011 cuando participó en una válida en Acuarela.

“Nadé 500 metros y me fue bien. Vi que tenía esta habilidad y me propuse practicar. Y empecé a salir solo a nadar, a montar cicla y a trotar”, comentó el joven que el próximo año estará en las aulas del programa Negocios Internacionales de la Udes.

Su talento luego fue visto por la Liga Santandereana de Triatlón institución con la que actualmente se entrena.

Sin embargo sabía que su intención de algún día estar en unos Juegos Olímpicos tenía que ser por méritos, por eso empezó a buscar en internet competencias abiertas en Estados Unidos, donde estuvo cuatro meses en un campamento como profesor de natación y estudiando inglés.

Allí estuvo en tres carreras, quedando siempre en los primeros puestos y superando a más de 300 concursantes.

Con la liga hace falta más apoyo de la Gobernación de Santander.

“Allá muchos me preguntaban cuánto llevaba entrenando y se sorprendían de que en tan corto tiempo lograra estos resultados. Aprendí que el deporte es salud, es vida y es el mejor estilo de vida de un joven de mi edad. Sí, sabía que era un deporte de mucha exigencia física, pero lo asumí y quiero continuar”, manifestó sobre sus logros, entre los que se destacan haber perdido 8 kilos de peso.