Menú de categorías

| Nov 1, 2013 | ¿Qué pasa?

Ya casi llega la solución de los semáforos

Este semáforo de la carrera 33 que da paso hacia la calle 36 estuvo apagado casi dos semanas. - Javier Gutiérrez / GENTE DE CABECERA

Este semáforo de la carrera 33 que da paso hacia la calle 36 estuvo apagado casi dos semanas. – Javier Gutiérrez / GENTE DE CABECERA

Luego de casi dos semanas de caos, por fin el cruce de la carrera 33 con calle 36 volvió a la normalidad.

El arreglo del semáforo se hizo efectivo al final de esta semana y dio así solución al problema de movilidad entre quienes conducían por la carrera 33 para bajar al Centro de Bucaramanga.

Aunque la Dirección de Tránsito tuvo un plan de contingencia con presencia de alféreces, en momentos en que no estaban reinaba el desespero, los pitos e insultos.

Desde mediados de septiembre empezaron a aparecer semáforos rotos en Cabecera. - Archivo / GENTE DE CABECERA

Desde mediados de septiembre empezaron a aparecer semáforos rotos en Cabecera. – Archivo / GENTE DE CABECERA

“Allí se tuvo que cambiar todo, desde los módulos hasta el equipo completo pues una descarga eléctrica dejó el semáforo totalmente inservible”, informaron de Planeamiento Vial de la Dirección de Tránsito de Bucaramanga.

Respecto al resto de semáforos del sector que aunque funcionan continúan sin tapas de vidrio, el funcionario recalcó que en este mes de noviembre serán repuestas.

“No es el costo, es que no se consiguen tan fácil, hay que traerlas de Bogotá. Aquí tambié hay que decir que falta más apoyo de la comunidad para denunciar y de la Policía para cuidar, pese a que ya detuvieron al sujeto que al parecer era el culpable de estos daños que tanto peligro genera para la ciudadanía”, comentó.