Menú de categorías

| Ene 31, 2014 | ¿Qué pasa?

Uno que otro vendedor deambula en Cabecera

 

Aunque el ‘pasaje de los cinemas’ tiene vigilancia policial, a pocos metros de estos uniformados algunos artesanos se empeñan en vender sus productos

Aunque el ‘pasaje de los cinemas’ tiene vigilancia policial, a pocos metros de estos uniformados algunos artesanos se empeñan en vender sus productos.

El 11 de febrero del año pasado una estampida sacudió a Cabecera desde muy temprano. Eran los cientos de policías y funcionarios de la Secretaría de Gobierno de Bucaramanga que cumplían con la orden del alcalde de despejar el espacio público en esta zona.

La semana entrante se cumple un año de esta decisión y aunque muchos comerciantes aplaudieron estas acciones y algunos vendedores se acogieron al programa de reubicación ofrecido por la Administración Municipal, muchos otros se rehusaron y continúan diariamente en las calles.

En un recorrido entre carreras 33 y 36 y calles 48 y 52, esto fue lo que encontró la lente de Gente de Cabecera.

Continúan las sanciones

“Vamos a generar unos operativos contundentes y fuertes, interinstitucionales: Policía y Alcaldía, como se hizo hace un año, para no permitir que se siga con esa mutación de vendedores que se tiene en este momento”, explicó el secretario del Interior, René Rodrigo Garzón Martínez.

Respecto a los vendedores ambulantes reincidentes afirmó que el Código es muy claro y ordena destruir la mercancía que se decomise o donarla a alguna entidad sin ánimo de lucro (si el producto decomisado es un perecedero).

Nueva oferta para vendedores

El alcalde de Bucaramanga, Luis Francisco Bohórquez Pedraza informó esta semana que en el Comité Permanente de Espacio Público se radicaron acciones que favorecerán a quienes persisten en vender en las calles.

1 . Oferta institucional con cupos para estudiar en la Universidad del Pueblo.

2 . Oferta de 244 locales comerciales

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No me acojí porque no me servía esa propuesta. En esos locales no se vende nada, nadie va por allá a comprar, entonces no le queda a uno más remedio que traer las mercancías y venderlas en la calle. No es fácil porque siempre llega la Policía a sacarnos y nos toca salir corriendo, pero ni modo, también tenemos familia qué alimentar y nos toca rebuscárnosla, dijo un vendedor.

En una sentencia proferida esta semana, la Corte Constitucional apoyó al alcalde por las medidas tomadas para recuperar el espacio público. “No fue negligente en la reubicación de los vendedores ambulantes, ni tampoco irrespetó sus derechos al trabajo y a la igualdad”, dice el documento.