Menú de categorías

| Feb 28, 2014 | Nuestra Gente

Kiké quiere retornar a su tierra

 

Junto a María Julieta, quien ya conoce los detalles del mundo de la fotografía en el que se mueve su padre

Kiké Morales, fotógrafo profesional de bodas.

Kiké Morales sí que supo aprovechar la oportunidad que el mercado de la fotografía de bodas en Estados Unidos le ofreció hace más de una década.

Metiéndose en las distintas culturas del mundo (hindú, estadounidense, afroamericana, latinoamericana…) y grabando los recuerdos de ese día que cambia la vida de muchas personas, este fotógrafo nacido en Medellín pero criado en Bucaramanga ha logrado varias cosas.

No solo premios y reconocimientos mundiales por su pulida labor con las cámaras fotográficas y de video, sino penetrar su nombre y marca en un mercado exigente, casi perfecto y exclusivo para estadounidenses.

Así lleva 14 años en Atlanta, su centro de operaciones para ostentosas bodas en Norteamérica, Centroamérica y el Caribe y Europa.

Kike llegó a  Bucaramanga y ya empezó la búsqueda de personal interesado en laborar con él en el área de fotografía y video.

Kike llegó a Bucaramanga y ya empezó la búsqueda de personal interesado en laborar con él en el área de fotografía y video.

Sin embargo, hay algo que le impulsa a regresar a Bucaramanga y es compartir con la familia.

“Llevo más de 14 años dedicado a la fotografía de bodas y en esto me la paso viajando por todo el mundo, pero ya quiero estar más cerca de mi familia. Además quiero expandir mis operaciones a Suramérica, y qué mejor que hacerlo desde Bucaramanga, la ciudad que me vio crecer”, expresó Kiké, quien fue alumno del San Pedro Claver.

Y para regresar ‘se vino con toda’, es decir, con los mejores equipos de fotografía para matrimonios de distinguidas familias de la ciudad.

“Sé que son equipos que muy pocas personas en el país tienen, por eso esperamos ofrecer lo mejor con un steadicam, aparato que le da estabilidad a las imágenes, para la grabación de videos de bodas, y cámaras áereas para bodas en exteriores, entre otras exclusividades”, añadió.

Recorriendo su vida

El título de aventurero que lleva Kiké inició cuando se fue a vivir a Estados Unidos.

Pasando por varios trabajos, desde la construcción, la limpieza y restaurantes, llegó a un empleo que le permitió viajar y conocer el resto del país buscando nuevos negocios para una compañía.

Junto a María Julieta, quien ya conoce los detalles del mundo de la fotografía en el que se mueve su padre.

Junto a María Julieta, quien ya conoce los detalles del mundo de la fotografía en el que se mueve su padre.

En esos momentos pudo explorar una cámara y nació el gusto por la fotografía que luego perfeccionó en el Instituto de Artes de Atlanta.

Aunque su especialidad es retratar bodas, también ha estado laborando en el campo del modelaje y la publicidad.

En ese campo fue que su hija Julieta María también empezó a sentir el gusto por la fotografía y las pasarelas, pues a sus 10 años ya es famosa en algunos comerciales.

“Es hermosa, aprendió este lenguaje de los lentes, los focos, los colores, las sombras… es mi adoración”, dijo orgulloso de su pequeña.

Las mejores imágenes hechas por Kiké se pueden encontrar en su página www.kmphotos.net

El pase de diapositivas requiere JavaScript.