Menú de categorías

| May 23, 2014 | Columnistas

El POT que deseamos

GENTE DE CABECERA

Gilberto Camargo Amorocho

Por Gilberto Camargo Amorocho

El POT es un proceso político, técnico y administrativo cuyo gran objeto es organizar, armonizar y manejar la ocupación y uso del suelo urbano o rural, de modo que propenda por un desarrollo humano ecológicamente sostenible, espacialmente equilibrado y socialmente justo.

Esto significa que en todo ordenamiento territorial deben confluir las políticas ambientales, las de desarrollo regional, social y cultural, teniéndose en cuenta el modelo de desarrollo económico.

El ordenamiento es una estrategia que conlleva a corregir problemas de uso, ocupación inadecuada y desequilibrada del espacio y uso irracional de los recursos naturales.

En el caso de Bucaramanga deseamos que el POT futuro recupere el orden, que su aprobación tenga en cuenta los impactos regionales que sufre nuestra ciudad, por migraciones y desplazados.

También esperamos que el alcalde y los concejales valoraren nuestra localización geográfica, piedemonte del Nudo de Santurbán que nos indica que es ciudad con vida por centenares de años. Estas premisas nos obligan a proteger dicha fábrica hídrica, a entender que la relación humana con lo natural es parte de su diario vivir.

Por lo tanto se debe aplicar la norma mundial 15 metros cuadrados de zonas verdes por habitante. Si no hay espacio, entonces declaremos reserva forestal o pulmón verde los cerros orientales y la escarpa occidental con funcionales proyectos paisajísticos para el disfrute y goce, recuperemos las cuencas de las quebradas, démosle vida a sus aguas descontaminándolas y relocalicemos los barrios marginados legalizándolos y dándoles un trato de vivienda para seres humanos.

Esperemos que los índices de construcción y de ocupación brinden vida plena a los constructores para hacerles comprender que no toda la ciudad está en subasta.

Es pues el POT consecuencia de una construcción colectiva. Elaborar el POT bajo la imposición es contradecir el discurso de Luis Francisco Bohórquez que dice: “Entre todos y todas haremos posible construir la ciudad que soñamos y merecemos, donde la gente y un mejor medio ambiente se constituyan en la imagen de una ciudad sostenible”.