Menú de categorías

| Jul 11, 2014 | Nuestra Gente

Las bailarinas de Santa Bárbara II

Leonor Álvarez (vestida de negro) y sus alumnas de bailoterapia, en el conjunto residencial Santa Bárbara II

Leonor Álvarez (vestida de negro) y sus alumnas de bailoterapia, en el conjunto residencial Santa Bárbara II.

¿Se imaginan a la abuelita de la casa bailando ‘El Serrucho’? Pues a doña Leonor Álvarez no le da pena decir que por estos días está aprendiendo a mover su cuerpo al ritmo de ese popular tema reguetonero.

Sin embargo lo que llama la atención es que con 70 años no vaciló en medírsele a semejante ‘meneo’.

Ella lidera desde hace varios meses el grupo de bailoterapia del conjunto donde vive, Santa Bárbara II.

Siempre fue bailarina, desde los 15 años, y eso fue determinante para tomar la batuta y pedir en la administración de su conjunto que se prestara el salón social como sitio de encuentro.

Luego contactó a un entrenador, le propuso el plan y así empezaron.

Ellas conforman el grupo de bailoterapia liderado por doña Leonor Álvarez

Ellas conforman el grupo de bailoterapia liderado por doña Leonor Álvarez

“No solo lo hago por salud, porque el nutricionista me mandó a hacer ejercicio, sino porque me gusta bailar. Cuando estaba joven tenía un parejo y nos presentábamos en competencias. Recuerdo que me decía: ‘Venga Leonor, participemos en tal concurso que usted sí aguanta ese trote y lo hace bien’, y así estuvimos en muchos. Luego perdí el rastro de él”, dijo esta mujer quien en las mañanas es ama de casa y en la tarde atiende su clínica de ropa.

Mientras explica que la sesión inicia con calentamiento y luego se van incluyendo ritmos latinos como la salsa y el merengue, seguido del reguetón, doña Leonor se dice a sí misma: “¡ay! quisiera tener 20 años para poder hacer más… pero bueno, se hace lo que se puede con 70 años”.

Dice con orgullo que estas últimas semanas, aprovechando la época del Mundial Brasil 2014 le dijo al profesor que les enseñara algo de samba… y ahí van, esforzándose con los movimientos rápidos que exige este baile.

“Y me ha ido tan bien que ya he bajado 9 kilos bailando juiciosa desde el 12 de marzo, también mis alumnas que ahora son más activas (menos perezosas). Aunque siempre me gustó bailar, estuve alejada de la pista unos 20 años, mientras me dediqué a mi familia, pues aquí donde me ve tengo cuatro hijas 10 nietos (la mayor de 26 y el menor de 14) y hasta un bisnieto, que se llama Camilo. Eso sí, no todos salieron buenos para bailar, no les llama mucho la atención este cuento, yo soy la que organiza y anima siempre las fiestas en la familia”, concluyó.

En una de sus noches de rumba.

En una de sus noches de rumba.

Sobre el curso

Las clases en Santa Bárbara II son los martes, miércoles y jueves, de 7:30 a 8:30 p. m. Aunque en ocasiones van algunos hombres, la mayoría son mujeres entre los 14, 16 y 66 años. En ocasiones se realizan eventos especiales, como el de este jueves 10 de julio en el que se gozaron una ‘hora loca’ de baile y disfraces.